Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las fiestas decembrinas pueden convertirse en un suplicio para las mascotas.
Sufren más accidentes, son utilizadas como regalos, pero no siempre llegan al hogar ideal; enferman porque les dan comida grasosa y se alteran con la quema de cohetes.
Durante esta época, las consultas de urgencias aumentan entre 15 y 25 por ciento en el Hospital Veterinario UNAM Banfield, estima Fausto Reyes Delgado, director médico de esta unidad.
También reciben perros con alteraciones neurológicas, golpes y fracturas asociados al miedo que les provocan los sonidos de los cohetes.
«Vienen con convulsiones, con fracturas o golpes porque, por los ruidos excesivos, pueden espantarse, salir corriendo y sufrir un accidente», indica.
Recomienda el uso de chalecos de compresión para mascotas, que simulan la sensación de un abrazo, o la aplicación de feromonas, esencias que imitan el olor que desprenden las hembras cuando amamantan y que los tranquilizan, las cuales deben ser recetadas por veterinarios.
Adrián Rodríguez, director administrativo del mismo hospital veterinario, señala que otro motivo de atención frecuente son las revisiones de rutina porque muchos dan mascotas como regalo de Navidad o Reyes Magos, pero, remarca, esto puede poner a los animales en riesgo de llegar a hogares donde no son cuidados.

¡Participa con tu opinión!