Felipe está en casa

Luego de permanecer cerca de 50 días recibiendo atención médica especializada en Galveston, Texas, tras sufrir quemaduras de segundo grado en el 60% de su humanidad, el niño Felipe, de 12 años de edad, por fin regresó a casa.

El menor de siete hermanos, estudiante de sexto año de primaria, jugaba el pasado 24 de noviembre en compañía de otros menores en un parque del municipio de Pabellón de Arteaga. Al estar interactuando con fuego, repentinamente le cayó una botella con alcohol, provocándole que su ropa se encendiera, causándole lesiones de consideración.

En su momento, el niño fue trasladado al hospital general de aquel municipio, sin embargo, debido a sus condiciones de salud, tuvo que ser atendido en el Hospital Hidalgo, en donde permaneció unos días. Por medio del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia, en colaboración con la Fundación Aneze, Todo por la sonrisa de un niño, así como al sistema Shriners Hospitals for Children, fue trasladado en ambulancia aérea a los Estados Unidos. La presidenta del DIF, Yolanda Ramírez de Orozco, reconoció la colaboración realizada con dichas instancias, que hicieron posible que Felipe recibiera atención especializada y que ahora esté de regreso con su familia.

Por su parte, César Avendaño y Esmeralda Rivera, padres del niño, confesaron que nunca imaginaron que algún día, uno de sus familiares más queridos estuviera enfrentando una situación tan complicada. Agradecieron a las autoridades y ciudadanía en general el apoyo recibido para que su pequeño saliera adelante. Finalmente, Felipe, quien a pesar de las lesiones sufridas desde la parte media de su cuerpo y hasta la cara, no pierde la esencia de lo que es un niño, dijo que pronto quiere volver hacer su vida de manera normal, para jugar con su bicicleta.