Felicidad y frustración entre adultos mayores

La nueva realidad es la que viven las personas de la tercera edad; unos ya recibieron la primera dosis de la vacuna anti-COVID-19, pero otros más se mantienen a la espera de que lleguen las suficientes en próximos días. Hay quienes, a pesar de hacer fila, no alcanzaron la ficha que les permita el acceso a la inoculación.

Este segundo lote de vacunas dirigido a personas de 60 años y más, se aplicó ayer, después de 9 meses con 26 días, lo que es igual a 43 semanas, de un alza permanente de personas contagiadas. Fue el 28 de mayo de 2020 cuando se tuvieron 27 personas reportadas como positivas y de ahí hasta antier se tuvieron altibajos, pero siempre con cifras por arriba de esa, hasta ayer que el reporte fue de 28 positivos adicionales. Lamentablemente, los casos de muerte se siguen dando.

Para Aguascalientes capital, ayer fue el segundo día de vacunación de la semana, con casi 13 mil vacunas en total aplicadas a personas mayores de 60 años, la mayoría con apellidos que comienzan con las primeras cuatro letras del alfabeto; uno que otro acompañante, esposo o esposa o alguno de los padres, acompañantes de los de la tercera edad y que también cumplieron con el requisito de los 60 años como mínimo, también recibieron su dosis.

Afuera de cada uno de los centros de vacunación, cuatro por lo pronto, se notó la impaciencia de los que se mantuvieron a la espera de una ficha que les permitiera el acceso, muchos se quedaron sin ella, sobre todo los que llegaron alrededor de las 9 de la mañana de ayer, y es que, desde el miércoles cuando se anunció el arribo de más biológicos, la gente fue a formarse desde temprana hora para que se les otorgara un lugar.

Esa ha sido una de las principales inconformidades de los adultos mayores y sus familiares, la falta de información o bien, las contradicciones, pues a unos cuantos se les entregaron fichas el miércoles, a otros tantos la noche del jueves y guardaron unas más para la mañana de este viernes, lo que provocó el ir y venir de personas a los centros de vacunación, pero no todos recibieron la misma información.

Esa molestia se vio reflejada principalmente en la velaria del Foro de las Estrellas -colonia Las Flores-, en donde gente detrás de los barrotes pedía que alguien de la Secretaría de Bienestar o algún coordinador les brindara explicación sobre cómo se hace entrega de las vacunas, pues, “varios de los que no nos tocó ficha aquí estuvimos el miércoles y nos dijeron que ayer –jueves-, nos regresamos a la casa, vinimos ayer y nos dijeron que hoy –viernes-, y volvimos a la casa, y ahora llegamos y resulta que ya no hay, es injusto”.

Mientras tanto, dentro de los módulos de vacunación imperaba la calma y la organización, se sentía otro ambiente, de calma, de esperanza; en general los vacunados aseguran que no duele la vacuna, “no se siente nada”; los que se mantenían en fila con ficha en mano, estaban ansiosos por entrar, sobre todo aquellos que ya sufrían los estragos de los rayos del sol y no llevaban sombrilla, pero la molestia imperó entre los que a pesar de haber acudido y tener apellidos con A, B, C o D, no alcanzaron. El llamado de la autoridad ha sido la paciencia, que para todos habrá, aunque no se sabe para cuándo.

El gobernador Martín Orozco Sandoval hizo recorrido por los cuatro centros de vacunación, en donde platicó a la distancia con algunos vacunados y otros en la fila de espera; insistió en la paciencia pues las vacunas seguirán llegando.

Es probable que para la próxima dotación se abra al menos un centro de vacunación adicional para atender más pronto la demanda, además que han comenzado las gestiones para inocular a los mayores de 60 años que están privados de su libertad en los Ceresos, así como para destinarlas a los asilos de ancianos.