Francisco Javier Pedroza Cabrera, director de Salud Mental y Adicciones del ISSEA, destacó que el trabajo de alcoholimetría en el estado se realiza desde hace 15 años; iniciando en 2006 cuando el gobernador Martín Orozco Sandoval era alcalde de la capital y este programa comenzó a ser replicado en varios estados.
Dados los buenos resultados que ha arrojado, la Secretaría de Salud Federal a través de la Comisión Nacional contra las Adicciones reconoció al Gobierno Estatal, por su estrategia en la lucha contra el uso nocivo de alcohol, consolidando a Aguascalientes como una referencia a nivel nacional en la prevención de adicciones.
Explicó que a partir de que se implementó el alcoholímetro, comenzó un trabajo encabezado por las siguientes autoridades estatales y municipales, con el apoyo de múltiples instituciones que se sumaron a los esfuerzos de prevención de sustancias adictivas.
Pedroza Cabrera reconoció que además de la estrategia de alcoholímetro se han emprendido otras más como campañas de la mano con universidades que integran el Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones (CICA); el acercamiento con la Guardia Nacional, XIV Zona Militar y Seguridad Pública Estatal para que se integren a este proyecto y un trabajo coordinado con el Congreso Estatal.
Además, en el 2019 se firmó un convenio de colaboración con los once municipios para extender el programa de alcoholimetría en todas las demarcaciones; se tiene apoyo constante con las corporaciones municipales.
Refirió que entre un 70 y 80% de las personas que consumen alcohol pueden tener problemas de depresión, por lo que no descuidar la salud mental ha sido una prioridad.
Los esfuerzos se amplían en trabajar de manera integral con los pacientes que consumen esta sustancia para que puedan hacerlo de una forma responsable o bien dejen la adicción.
Francisco Pedroza recibió de manos del secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela y de Gady Zabicky Sirot, comisionado nacional contra las adicciones, este reconocimiento en la categoría de Programa de Gobierno, en el marco de la conmemoración del Día Nacional Contra el Uso Nocivo de Bebidas Alcohólicas en la Ciudad de México.