En una demostración de fe y tradiciones religiosas, el obispo Juan Espinoza Jiménez lideró la Procesión del Silencio 2024 el Viernes Santo, marcando su segunda vez al frente de esta celebración. El evento, que se desarrolló durante la tarde y noche, contó con la asistencia de 500 devotos, incluyendo 8 andas y 25 comparsas, en un acto que tuvo un impacto profundo entre los asistentes.
La procesión comenzó al ritmo de trompetas y tambores en el Templo de San Diego, continuando hacia los templos de San Antonio y San José. Este recorrido simbolizó las tres caídas de Jesús, finalizando en la Catedral, donde el obispo Espinoza concluyó el acto con el Rosario del Pésame en memoria de la Virgen de la Soledad, después de la muerte de Cristo.
Durante el paso por los templos de San Antonio y San José, el obispo ofreció reflexiones, exhortando a la comunidad a no dejar a nadie atrás. Destacó los desafíos globales como la pobreza, el hambre, la falta de agua y el desempleo, así como el impacto ambiental negativo por la industria sin restricciones.
Espinoza subrayó el papel de la Iglesia como una entidad de apoyo, fomentando valores y asegurando las necesidades básicas para una existencia digna, enfocándose en familias, parejas, jóvenes y niños.
En otra parte de su mensaje, instó a seguir el ejemplo de la Madre de Jesús, promoviendo coherencia y lealtad en la vida cotidiana, y defendiendo la dignidad y derechos de las mujeres, la vida y la humanidad en general.
Frente a la Catedral Basílica de Aguascalientes, resaltó la figura materna que la humanidad adoptó tras la muerte de Jesús, describiéndola como tierna, servicial y fuerte.
El evento fue notable por la inclusión de esculturas que ilustran momentos de la Pasión de Cristo, culminando con la presentación de la Virgen Dolorosa y el Santo Entierro, una obra del siglo XVIII recientemente restaurada, para su veneración en la Catedral.
La comunidad de Aguascalientes mostró un profundo respeto y reflexión durante la Procesión del Silencio, reconociéndola como un acto de penitencia y meditación, en lugar de un evento social.