Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

El FBI registra la residencia de Donald Trump en Florida, según el ex presidente de EE.UU. (bbc.com).

Comentario:

El conflicto más reciente involucrando al ex presidente Donald Trump lo pone nuevamente en el centro de las noticias. ¿Riesgo de perder la candidatura para las elecciones presidenciales del 2024 u oportunidad para solidificarla? ¿Qué pasó?

El Buró Federal de Investigaciones o FBI por sus siglas en inglés, adquirió permiso de un juez para registrar la residencia en Florida del ex presidente Trump a fin de buscar documentos confidenciales que Trump debió haber entregado al Archivo Nacional al terminar su periodo presidencial. Todo presidente tiene la obligación de entregar cartas, memoranda, reportes confidenciales e incluso correos electrónicos. Trump es acusado de llevar documentación a su domicilio y de destruir información.

¿Tan importante es? ¿Quién querría leer las conversaciones de Trump con otros presidentes del mundo o las que sostenía con sus hijos? Tal vez una que otra pudiera tener repercusiones, pero en general podemos compadecer a quien le asignen revisar todos los correos electrónicos de Trump. Ahora que, si hablamos del reporte del Área 51 con las pruebas de que existen los extraterrestres, o las conclusiones de quién mandó matar a Kennedy, o las pruebas de que Colosio fue mandado asesinar desde Estados Unidos, o la demostración de que Pedro Infante está vivo, pues caemos en el rubro de que son documentos que sólo el presidente de los Estados Unidos debe conocer y Trump hace mal quedándose con ellos.

“Estos son tiempos oscuros para nuestra Nación, cuando mi bella casa, Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, está actualmente bajo sitio, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI. Nada como esto ha ocurrido nunca antes a un presidente de Estados Unidos”, dijo Trump en declaraciones. Y por supuesto aprovechó para jalar agua a su molino. Muchos republicanos se quejaron, incluyendo posibles contrincantes de Trump para la candidatura. Si alguien pensó que esto podría descarrilar a Trump, puede estar cometiendo un grave error.

No es el único pleito legal de Trump. Aún está en medio de una investigación respecto a su papel en el asalto al Capitolio el 6 de enero del 2020. También se le investiga por haber retado las elecciones que perdió frente a Biden, por haber tratado de influenciar los resultados de la elección en Georgia y esto sumado a acusaciones de acoso sexual y ocultar información respecto a sus pagos de impuestos. Nada le ha afectado. Sigue en la mente de los ciudadanos y en primeras planas de la prensa.

¿Serán los ciudadanos capaces de votar nuevamente por Trump? Desearíamos creer que no, pero quizá lo veamos de nuevo atacando a México para ganar partidarios.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com