El desplome en el precio del petróleo registrado ayer tendrá efectos negativos en la economía del país, de acuerdo a estimaciones de expertos en temas energéticos consultados por El Heraldo.
El vicepresidente de la Comisión Nacional de Energía de Coparmex, Carlos Hernández, precisó que al ser México una nación cuyos ingresos dependen de los remanentes del petróleo, no es favorable se comercialice en menor costo, por lo que en caso de que la situación no se regularice, se comprometerá parte del presupuesto del próximo año.
El empresario, explicó sobre los efectos negativos que se desencadenarían de mantenerse por tiempo prolongado la caída en el precio por barril de petróleo. De entrada, dijo, las finanzas públicas que dependen en gran parte de la venta del crudo se ponen en riesgo, por lo que la operatividad del Gobierno se vería comprometida.
También los ingresos de Pemex resultarían afectados generándose además una baja en las calificadoras ante la imposibilidad de poder disminuir su deuda. De manera natural el presupuesto para la ejecución y planeación de nuevas inversiones pudieran tambalearse, entre las cuales sin duda dijo, sería la refinería de Dos Bocas. Precisó que el presente tema aunado a la pandemia, vendrán a afectar de manera directa la economía del país, no sólo para este año sino incluso para el 2021.
Sin embargo, a decir del experto en temas energéticos, no todo son malas noticias, pues la baja en el precio del crudo provocará que al menos los combustibles sean reportados en precios competitivos, así como tarifas de energía eléctrica estables.
“Si se mantienen esos precios a la baja, la cobertura en ingresos será menor y habría sin duda una afectación directa a las finanzas públicas. Vemos que economías que más demandan petróleo como es China y Estados Unidos, están detenidas”.