Foto: Archivo

Durante el año en que se registró el máximo pico de la pandemia, se tuvo un impacto sobre los ingresos económicos en los hogares mexicanos al mostrar una reducción del 5.8%, pues se pasó de un ingreso corriente trimestral de 53 mil 418 pesos que se reportaba en 2018 a 50 mil 309 pesos en 2020, según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) que se realiza cada dos años.
Dicha encuesta, presentada de manera virtual por el presidente del INEGI, Julio Santaella, destacó que fue en los hogares de zonas urbanas, que representan el 78% del país, donde se tuvo una reducción en el ingreso económico de un 8%, contrario a lo ocurrido en el medio rural que representa el 22% en donde los hogares reportaron un incremento en sus ingresos de 3.8%.
Destacó que el año pasado, el único rubro en el que las familias invirtieron más, fue en el de salud, pues de los ingresos económicos del hogar se destinó el 40.5%, al destinar en promedio, 1,266 pesos, mientras en 2018 lo que se gastaba en salud por hogar ascendía a 910 pesos aproximadamente, mientras que hubo una caída en el gasto por alimentos, bebidas, transporte, telecomunicaciones, educación esparcimiento, vestido y calzado.
Resaltó que el gasto corriente monetario trimestral por hogar fue de 29 mil 910 pesos, en lo que se tuvo una caída de 12.9% respecto a 2018, cuando se erogó un promedio de 34 mil 329 pesos.
Esta ENIGH se realizó en más de 100 mil viviendas en el país y ha sido la muestra más grande en una encuesta de esta naturaleza en el país, “fue un año de pandemia, y muchas de las cosas que ocurrieron en este año en términos económicos, el reporte es de una caída del 8% del PIB el año pasado, y esto tuvo impacto en distintas dimensiones en términos de ocupación y empleo”, y salió a relucir que en 2020 un total de 12 millones de personas perdieron su empleo en el periodo más álgido de la pandemia.
Los estados donde hubo mayor caída en ingreso corriente fueron Quintana Roo, Ciudad de México, Baja California Sur, y otras entidades que se especializan en servicios, incluidos el alojamiento y preparación de alimentos; y donde hubo un poco de estabilidad fueron las entidades con vocación industrial como Querétaro, Aguascalientes, Jalisco, Tlaxcala y Coahuila.