Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La nueva aerolínea que operará en el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía se enfrentará al reto de contar con personal, ya que la gran mayoría de los que serán convocados tienen otro empleo, están jubilados o requerirán ser capacitados.
Dentro de dos semanas, el Instituto Nacional de la Economía Social (Inaes) lanzará una convocatoria para los trabajadores de Mexicana que deseen laborar en la aerolínea.
Sin embargo, la gran mayoría del personal técnico que laboraba en la quebrada Mexicana de Aviación hasta hace 11 años, ya tiene un trabajo, está jubilada o no continuó su vida laboral en aviación y en este último caso, sería necesaria la capacitación para volar y operar en la nueva aerolínea, señalaron expertos.
“Sinceramente no creo que vayan muchos a presentarse porque ya están trabajando, jubilados o en otras situaciones, muchos ya tienen un trabajo en otras aerolíneas”, dijo Miguel Ángel Yúdico, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Transportes, Transformación, Aviación, Servicios y Similares (SNTTTASS), quien representa a los trabajadores de Mexicana de Aviación.
En el caso de pilotos aviadores interesados, es necesario que cuenten con la capacitación requerida para volar, explicó un experto en el tema, quien pidió no ser citado.
Esta capacitación tiene un costo de alrededor de 30 mil dólares y es pagada por la empresa, según una consulta en el mercado.
“Aunque los perfiles más adecuados se acomodaron ya en el mercado nacional o extranjero”, dijo un ex piloto aviador que laboró en Mexicana de Aviación.
Si hay personal técnico aeronáutico (oficiales de operaciones, técnicos en mantenimiento, pilotos aviadores y sobrecargos), que no consiguió otro empleo en aviación, difícilmente tendrá licencias vigentes, ni las capacidades requeridas.
Además, después de los 65 años, los pilotos aviadores ya no pueden ser comandantes de vuelo, solamente tienen permitido volar como copilotos, aclararon los expertos.
Esto último reduce las posibilidades para algunos empleados de la extinta Mexicana de Aviación, que ya tienen más de 60 años, mencionaron.
Asimismo, la certificación, que es aquella otorgada por la autoridad a una aerolínea que garantiza que los procesos son suficientes y adecuados para operar, se obtiene en cuatro a seis meses, explicó el piloto aviador.
Por eso, el Gobierno federal tendría que iniciar la capacitación a más tardar en octubre de este año, ya que la aerolínea arrancará operaciones en Santa Lucía, que será inaugurado en marzo de 2021, mencionó.
Sin embargo, es necesario que primero den conocer lo antes posible cuántos empleados requerirán de cada área, el tipo de avión que será usado, sueldos y condiciones laborales, ya que de lo contrario, difícilmente habrá personal interesado, señaló Yúdico.
El proyecto indica que la aerolínea iniciará operaciones con tres aviones rentados con una capacidad de 120 asientos cada uno.
Para esta flota, serían necesarios alrededor de 75 tripulantes, entre pilotos aviadores y sobrecargos, para operar los turnos necesarios, estimó el experto.