Victor Osorio 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: La inversión en capacidad instalada del IMSS ha quedado por debajo del ritmo de crecimiento de la población afiliada, reconoció el informe anual del Instituto, lo que provocó que para diciembre de 2023 contara con 0.67 camas por cada mil derechohabientes, cifra menor a la de otros países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

De acuerdo con la OCDE, en 2022 algunos países integrantes registraron un promedio de 4.3 camas por cada mil derechohabientes.

Para alcanzar la meta recomendada de una cama por cada mil derechohabientes, se añadió en el informe, el IMSS requiere 16 mil camas adicionales.

El IMSS reportó que cuenta actualmente con mil 843 inmuebles para la prestación de servicios de salud, de los cuales mil 539 son de primer nivel, 250 de segundo y 36 de tercer nivel.

En 2023 entraron en operación 9 inmuebles más.

Admitió que 59 por ciento de los inmuebles de primer nivel, 63 de los de segundo nivel y 56 de los de tercer nivel registraban el año pasado un estado de conservación de regulares a malos.

«El número creciente de derechohabientes de edad avanzada y el incremento de las tasas de incidencia de las enfermedades no transmisibles están generando una mayor demanda de servicios médicos, prestaciones económicas e infraestructura de atención. Esta doble transición demográfica y epidemiológica en la población derechohabiente implica costos crecientes», señaló.

«Las reformas para la extensión de la cobertura de la seguridad social a grupos históricamente excluidos han significado importantes beneficios a la población; no obstante, incrementa el desafío de contar con la capacidad operativa y en infraestructura necesarias para brindar la atención requerida por estos grupos poblacionales que, en ocasiones, tienen baja capacidad contributiva por contar con salarios de cotización reducidos y alta rotación en el mercado laboral».

En el caso de la infraestructura operativa del Programa IMSS-Bienestar, se reportó que a diciembre de 2023 incluía 4 mil 075 unidades médicas de primero y segundo nivel.

El 68 por ciento de las unidades de primer nivel y el 89 por ciento de las de segundo nivel, detalló, registraban estados de conservación regulares o malos.

«En términos generales, el estado regular de conservación que prevalece se debe a la insuficiencia de recursos presupuestales en comparación con las necesidades reales de las unidades médicas. Otro factor que contribuye es la antigüedad de los inmuebles e instalaciones del segundo nivel de atención», se añadió.

«En promedio, la infraestructura física de los hospitales del Programa IMSS-Bienestar es de 37 años, considerando que 55 por ciento de ellos tienen más de 40 años de construidos».

El IMSS entregó el pasado lunes su Informe al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión sobre la Situación Financiera y los Riesgos del IMSS 2023-2024.