«Dentro de la población económicamente activa, hay un potencial de 34 mil personas que pueden convertirse en operadores profesionales». Para ello, es necesario elevar las condiciones operativas de la profesión mejorando la infraestructura, los vehículos y el cuidado de las personas.
En México hacen falta más de 54 mil operadores; el presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, Roberto Díaz, señaló que el oficio se ha convertido en una actividad poco atractiva y de alto riesgo.
“Ser operador se transmitía de padres a hijos. Hoy, la inseguridad, los malos tratos de los clientes y la falta de infraestructura son factores que desalientan a las personas para que quieran ser conductores de autotransporte”, lamentó.
Lo anterior ha generado un déficit importante de trabajadores del volante, situación que pudiera mermar la recuperación en el sector transportista.