Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Aunque el Gobierno federal ha avanzado en la instalación de camas de terapia intensiva para enfrentar al Covid-19, todavía le falta el 34 por ciento de su meta establecida, es decir, 4 mil 100.

Según lo presentado por el Secretario de Salud, Jorge Alcocer, este martes en la conferencia matutina, antes de la pandemia, el 1 de enero de este año, México tenía 3 mil 552 camas para terapia intensiva en las distintas instituciones de salud pública.

La meta, ante la propagación del Covid-19, es que el IMSS, el ISSSTE, la Sedena, la Semar, el Insabi y Pemex tengan 12 mil 215 camas.

El funcionario federal explicó que cada cama de terapia intensiva tiene que tener un jefe médico, quien conduce la estructura piramidal con un jefe y cinco especialistas en urgencias, en neumología, en la misma terapia intensiva, medicina interna y capacitados para la atención de pacientes en situación de emergencia.

“Aquí el marco general es recordarles que tenemos un déficit y esto lo teníamos desde el año pasado ya en estudio, en preparación, y había ya recursos para sustentar, subsanar este déficit de 200 mil profesionales de la salud, esto desde luego tomando en cuenta sólo médicos, médicos generales y especialistas y alrededor de 300 mil enfermeras que así fue como recibimos en un censo muy minucioso durante el año antepasado”, expuso el titular de la Secretaría de Salud.