Es esencial abordar los desafíos del cambio climático en el sector agrícola y pecuario. También es crucial aprovechar las oportunidades que surgen para generar créditos de carbono mediante prácticas sostenibles. Estas prácticas pueden tener un impacto positivo tanto en la economía como en la seguridad alimentaria de México y Aguascalientes, según afirmó Alejandra Blanco, Directora de Servicios Ambientales y Biosistemas en México CO2.
Durante su intervención en el panel “Protección y Conservación de Suelo y Agua” del Foro Agroalimentario Internacional Aguascalientes 2023, la especialista destacó que el cambio climático ha afectado la agricultura en México y Aguascalientes. Estos impactos se manifiestan en patrones climáticos alterados, que incluyen sequías y lluvias intensas, los cuales pueden perjudicar los cultivos y comprometer la seguridad alimentaria.
En cuanto al sector ganadero, señaló que la producción de carne bovina consume enormes cantidades de agua, llegando a cifras alarmantes como 20,000 litros de agua por kilogramo de carne. Además, el ganado es uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero.
En relación al suelo, enfatizó que el 95% de los alimentos a nivel mundial dependen, directa o indirectamente, de suelos sanos y fértiles. Estos suelos también actúan como reservorios de carbono, lo que implica que mantenerlos en buen estado contribuye a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
Alejandra Blanco advirtió sobre prácticas como la sobreexplotación de tierras, el uso excesivo de químicos y la contaminación del suelo, que perjudican su salud. Sin embargo, apuntó que la transformación hacia sistemas de producción más sostenibles puede generar créditos de carbono.