Guadalupe Irízar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Para que un político, acusado de violencia contra las mujeres no pueda ser candidato a cargos de representación popular, debe haber una sentencia que acredite esa conducta, dijo ayer la consejera del Instituto Nacional Electoral (INE), Dania Ravel.
“Tendría que tener una sentencia en donde dijera, primero, que efectivamente cometió un acto de violencia política contra una mujer por razón de género, y, segundo, que la autoridad que emita esa sentencia confirme que está impedido para contender en la siguiente elección, derivado de que cometió ese acto de violencia”, expuso.
Al participar en un foro a distancia sobre uso de redes sociales, y al responder una pregunta sobre hasta donde es posible impedir que llegue a un cargo un político acusado de violencia de genero, la consejera dijo que es la misma consecuencia si es violencia a través de redes sociales o no.
“La violencia política contra las mujeres, por razón de género, se puede manifestar de muy diversas formas, y una de esas puede ser a través de las redes sociales”, apuntó.
Comentó que el político señalado por ejercer violencia contra las mujeres, tendría que estar registrado en el Registro Nacional de Personas Sancionadas, instrumento creado desde septiembre pasado tras una sentencia del Tribunal Electoral federal.
En cuanto a la sanción por agresiones a través de redes sociales, Ravel que muchas veces la autoridad se enfrenta al anonimato de las mismas, lo que es un impedimento para actuar.
“Para que podamos sancionar a alguien –sujeto político, partido político, medio de comunicación–, debemos tener bien identificada la página y a quien perteneces la cuenta. No podemos determinar una sanción si no sabemos quién cometió el acto”, apuntó la consejera.

Agresión a candidatas
Lulú V. Barrera, de la organización Luchadoras, planteó que en el proceso electoral en marcha, el reto es evitar las diferentes violencias por razón de género contra mujeres candidatas.
“Las vías institucionales han quedado sobrepasadas y han sido ineficientes. Hay una falsa dicotomía entre lo virtual y lo real. Ya no existe división, lo que pasa en el espacio digital, es hiperreal”, dijo la activista.
Planteó que las autoridades electorales deben actuar de inmediato ante denuncias de violencia en redes, y así evitar la viralización de los ataques.
Los partidos políticos, dijo, deberían crear mecanismos de apoyo a sus abanderadas, así como sanciones a los agresores.
Barrera agregó que las candidatas deben vigilar sus perfiles públicos y privados y extender a sus familias prácticas de seguridad en redes, en tanto que medios de comunicación y ciudadanos deberían evitar compartir y replicar información dudosa o no verificada.