El Instituto de Educación de Aguascalientes emprendió un acercamiento y diálogo con los sectores estratégicos del estado para preparar el retorno de las actividades educativas a la modalidad presencial, lo cual se relaciona con el tema económico y social; hasta el momento, así pues, se tienen identificadas 46 escuelas sin agua potable, 91 sin lavabos, 18 sin baños dignos y 360 saqueadas, que se traduce en estragos de casi 13 millones de pesos.

Ulises Reyes Esparza, director del IEA, aseveró que, aunque la educación mueve a una diversidad de sectores económicos, el retorno será gradual, escalonado y responsable. Sumarán todavía varios ciclos lectivos para aspirar a regresar a clases generalizadas presenciales, pues apenas se dan los primeros pasos para una modalidad híbrida.

En presencia de los integrantes del Colegio de Economistas, el titular del Instituto de Educacion recalcó que la generación de empleos se encuentra íntimamente ligada a la educación en materia de papelerías, uniformes, calzado, gente que elabora alimentos, entre otros ámbitos.

En un plazo de quince dias, los efectos de las vacunas aplicadas a casi 31 mil trabajadores de la educación pueden permitir el regreso de determinado personal de apoyo y asistencia a la educación para dar mantenimiento a sus escuelas y, con ello, evitar una mayor vandalización.

Entre los meses de junio y julio, previo al cierre del ciclo escolar 2020-2021, continuará el diagnóstico de los 1,125 planteles educativos básicos, equipándolos y dotándolos de lo necesario para que, si las condiciones sanitarias lo permiten, en el próximo ciclo lectivo, en agosto, se empiecen los primeros pilotos de un regreso híbrido a la educación presencial.

La educación a distancia continuará aplicándose en Aguascalientes y en México, porque es un sistema que ha funcionado, pero tambien ha ido agotándose por las condiciones económicas y por la capacidad de los padres y madres de familia para pagar un dispositivo electrónico o una conexión a internet.

Hasta el momento, se ha vacunado a casi 31 mil profesores contra el COVID-19, de una meta global de 39 mil trabajadores de todos los niveles educativos. Se debe esperar por un semáforo epidemiológico en verde y un diagnóstico pormenorizado de las condiciones de las escuelas, además de que haya voluntad del personal educativo y padres de familia para volver a las aulas presencialmente.

Recuento de los daños:
• 46 escuelas sin agua potable.
• 91 sin lavabos.
• 18 sin baños dignos.
• 360 saqueadas.
Los daños ascienden, hasta el momento, a casi 13 millones de pesos.