Falta investigación y nuevos antibióticos

El Día Mundial del Infectólogo se celebra cada 17 de mayo y este año no fue la excepción. Dicha profesión se ha vuelto cada vez más relevante en los últimos años debido a la aparición de diversas enfermedades de naturaleza infecciosa, como el VIH, la influenza AH1N1 y, más recientemente, la pandemia del COVID-19, destacó el Director Médico de Infectología y Medicina de Alta Especialidad, Francisco Márquez Díaz.
El especialista explicó que la labor de los infectólogos es crucial para la sociedad, ya que se encargan de investigar y tratar enfermedades infecciosas, así como de promover la vacunación y diseñar nuevas inoculaciones. Sin embargo, uno de los principales desafíos a los que se enfrentan es la falta de inversión en la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos para combatir las resistencias bacterianas.
Señaló que en México, otro de los desafíos que ha afectado a los infectólogos recientemente es la contaminación de anestésicos para bloqueos epidurales. Explicó que este problema se descubrió inicialmente en Durango a finales del año pasado y, más recientemente, en Tampico, Tamaulipas. Informó que los pacientes que se sometieron a procedimientos quirúrgicos que incluyeron un bloqueo epidural, en el cual se administró un anestésico especial a través de una hoja muy fina que pasa entre las vértebras, se infectaron con un hongo llamado fusarium.
También mencionó que otra de las amenazas a nivel bacteriológico es la influenza aviar. Aunque en Aguascalientes no se ha presentado ningún caso de transmisión de influenza aviar de las granjas a los seres humanos, la Organización Mundial de la Salud considera que esta enfermedad es una alerta sanitaria y se debe estar atento. Comentó que, en el mundo, los infectólogos ya están trabajando en la investigación y desarrollo de nuevas vacunas para combatir esta enfermedad.
En cuanto a la pandemia del COVID-19, indicó que, aunque la Organización Mundial de la Salud ya ha decretado que ya no es una emergencia a nivel mundial, aún queda mucho por hacer para controlarla.