El reporte sobre la presencia de hombres fuertemente armados en el interior de un bar, provocó una impresionante movilización de policías ministeriales y hasta personal del Ejército Mexicano. Afortunadamente, todo quedó en una falsa alarma al no encontrarse a ninguna persona sospechosa.
Fue poco después de las 03:00 de la madrugada del domingo, cuando en la Fiscalía General del Estado se reportó vía telefónica y de manera anónima, que en un bar que se ubica en avenida López Mateos casi esquina con la calle Poder Legislativo, habían arribado varios hombres fuertemente armados en unas camionetas.
Debido a que el reporte indicaba que los sospechosos llevaban armas largas, de inmediato se trasladaron varios policías ministeriales quienes pidieron apoyo de militares adscritos a la XIV Zona Militar.
De manera sorpresiva arribaron varias patrullas de la PME y unidades de la Sedena y tanto policías ministeriales como militares ingresaron al antro. Durante casi 45 minutos se llevó a cabo una exhaustiva revisión tanto de clientes, empleados como todo el lugar, sin que se encontrara nada sospechoso, por lo que se determinó que todo fue una falsa alarma.