Un adicto murió tras sufrir un infarto, mientras discutía acaloradamente con su esposa en el interior de un domicilio ubicado en el fraccionamiento Villas del Río.
Inicialmente se presumió que se trataba de un homicidio, ya que la víctima presentaba algunos golpes y rasguños en diferentes partes del cuerpo, lo cual posteriormente fue descartado por Servicios Periciales.
El ahora occiso fue identificado como Víctor Daniel y contaba con 36 años.
Los hechos se registraron el miércoles a las 11:30 de la mañana, en un departamento ubicado en la calle Vías del Río, en el fraccionamiento Villas del Río, lugar hasta donde llegaron policías preventivos del Destacamento “Terán Norte” y una ambulancia de la Coordinación Municipal de Protección Civil, luego de recibirse un reporte al C-4 Municipal sobre un hombre inconsciente.
Cuando los paramédicos valoraron a la víctima, confirmaron que ya había fallecido, por lo que se notificó a la Fiscalía General del Estado.
Se estableció que el martes por la noche, Víctor Daniel sostuvo una acalorada discusión con su esposa Rosalba, de 41 años, luego de que ésta le reclamó al sorprenderlo drogándose con “cristal”.
Debido a que el ahora occiso trató de golpearla, la mujer se defendió y fue por ese motivo que Víctor Daniel presentaba rasguños y algunos golpes. Para evitar problemas, Rosalba decidió salirse del domicilio y se fue a pasar la noche a la casa de sus papás.
El miércoles por la mañana la mujer regresó a su hogar y encontró a su pareja en la sala, con quien nuevamente volvió a discutir, cuando repentinamente Víctor Daniel se desvaneció y comenzó a convulsionarse.
La asustada mujer procedió a realizarle maniobras de RCP mientras llegaban los servicios de emergencia. Sin embargo, cuando llegó la ambulancia y los paramédicos evaluaron a la víctima, confirmaron que ya había muerto.
A fin de realizar las diligencias correspondientes, acudieron al lugar de los hechos los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales. Tras confirmarse que la muerte de esta persona fue por enfermedad se autorizó que un médico familiar expidiera el certificado de defunción.