Durante el transcurso del martes, murió la mujer que el pasado día 15 de marzo se arrojó por la ventana del segundo piso del edificio donde se localizan las oficinas de la Unidad de Robos de la Fiscalía General del Estado.
Luego de casi un mes de agonía, el martes por la tarde se reportó la muerte de la mujer identificada como Cynthia Paulina, de 36 años, quien se encontraba recibiendo atención médica en el HGZ No. 3 del IMSS.
A fin de iniciar las investigaciones, acudieron al mencionado nosocomio los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, el personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE.
Se estableció que el día 15 de marzo de 2024, Cynthia Paulina fue detenida por policías preventivos, luego de ser sorprendida cometiendo un robo tipo «fardero» en una tienda departamental.
Aproximadamente a las 14:00 horas fue trasladada a la Unidad de Robos de la Fiscalía General del Estado. Pero mientras la oficial de la SSPM que la tenía en custodia realizaba los trámites para ponerla a disposición del agente del Ministerio Público, aprovechó un descuido para arrojarse al vacío a través de una ventana que estaba abierta, desde la segunda planta del edificio de la FGE.
Debido a que llevaba las manos esposadas, la mujer no pudo protegerse y cayó de cabeza, golpeándose fuertemente contra el suelo, en el área del patio y el estacionamiento de la Fiscalía Estatal.
Al percatarse de lo ocurrido, policías de investigación y la oficial de Seguridad Pública Municipal que la tenía bajo custodia, acudieron hasta el lugar donde quedó Cynthia Paulina, quien estaba inconsciente.
Un agente ministerial con conocimientos como paramédico le proporcionó atención prehospitalaria y luego un médico legista logró estabilizarla. En una ambulancia de la Coordinación Municipal de Protección Civil fue trasladada al HGZ No. 3 del IMSS, donde finalmente murió a consecuencia de una sepsis generalizada, por una falla orgánica, consecutivo al traumatismo craneoencefálico y traumatismo raquimedular severo.