Sensible pérdida sufrió el Poder Judicial del Estado, ante el fallecimiento de la magistrada Edna Lladó Lárraga, quien contaba con más de 29 años en el servicio de administración y procuración de justicia.

El sorpresivo deceso ocasionará que el Supremo Tribunal de Justicia del Estado, opere a partir de hoy con tan sólo cuatro de los siete integrantes que deben conformar la segunda instancia.

Ante este panorama se espera la inmediata reunión del Consejo de la Judicatura del Estado para tomar decisiones respecto del procedimiento a seguir para la cobertura de la vacante, como sería la expedición de la convocatoria para la sucesión.

En tanto, el STJ quedó integrado por los magistrados Juan Rojas García, como presidente; formando Sala Civil, María de los Ángeles Viguerías con Juan Manuel Ponce Sánchez, y Mauro Martínez de Luna queda al frente como único miembro de la Sala Penal.

La magistrada Lladó Lárraga era originaria de Ciudad Valles, San Luis Potosí, fue licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Cursó la Maestría en Amparo, en la Universidad de León, Guanajuato; así como el Diplomado sobre el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio en México, desde la Perspectiva Constitucional impartido por la Casa de la Cultura Jurídica en esta entidad.

Durante el ejercicio de la profesión, construyó una dilatada trayectoria como jurista que incluyó cargos como secretaria de Acuerdos, proyectista del Supremo Tribunal de Justicia de Tamaulipas y agente del Ministerio Público Federal de Coahuila.

Desde 1995 formó parte del Poder Judicial del Estado desde secretaria de Acuerdos, secretaria de Estudio, magistrada electoral y hasta magistrada numeraria del Supremo Tribunal de Justicia; fue además catedrática universitaria.

También impartió cursos y talleres, además de ser expositora en concursos de oposición, participó en diversos foros y congresos, destacando en la materia familiar y penal. Descanse en paz.