Por FRANCISCO VARGAS M.

La fiesta brava de nuestro país, se encuentra de luto nuevamente, ya que la mañana de este domingo 11 de julio, falleció el reconocido empresario, ganadero, apoderado y aficionado práctico e impulsor taurino don Jesús Arroyo, a la edad de 87 años, a consecuencia de un infarto en el Hospital ABC del Observatorio; luego de estar en terapia intensiva durante seis meses, a consecuencia de varios padecimientos que fueron acabando poco a poco con su salud.
Jesús José Arroyo Aguirre, nació el 7 de febrero de 1934 en Tulacingo, Hidalgo. Fue parte fundamental de la consolidación desde 1976, de la Feria de Pachuca, Hidalgo; al montar festejos taurinos en el Lienzo Charro “Nicolás Romero”, levantando la Plaza Monumental “Vicente Segura”, con una foro de casi 10 mil espectadores, misma que se inauguró, el día 11 de noviembre de 1978, tarde en la que actuaron Manolo Martínez, Curro Rivera y Jorge Gutiérrez; con toros de Javier Garfias.
En el año de 1989,por encomienda del gobierno del entonces Distrito Federal, encabezado por el licenciado Manuel Camacho Solís, formó parte del Patronato Taurino de la Ciudad de México, junto con Eduardo Azcue y Joselito Huerta, para poner en actividad la Plaza Monumental México, que había cerrado sus puertas por más de un año.
Como ganadero lidió con su nombre teniendo su dehesa en el rancho La Tosca, enclavado en el municipio hidalguense de Zacualtipan; divisa color naranja, negro y azul.
Hombre respetado y muy querido por la familia taurina, quien tenía un enorme sentido del humor y don de gente. Se caracterizó por ser un emprendedor en la gastronomía y la cultura mexicana por más de 80 años a través de su tradicional y connotado restaurante Arroyo ubicado al sur de la Ciudad de México.
Don Chucho Arroyo se distinguió por cultivar amistad con cantantes, actores, compositores, periodistas e intelectuales de la cultura y la tauromaquia; realizando cada fin de año, la llamada“Comida de la Amistad”.
En su restaurante construyó su Plaza “Antonio Velázquez”, en la que promovió a los novilleros con sobresalientes temporadas; así como también fue un destacado aficionado práctico, quien gustaba por torear astados con edad y presencia.
En lo que toca a nuestra tierra de Aguascalientes, gustaba por venir a la Feria de San Marcos y presenciar las corridas de toros, y disfrutar de amigos con los que entrelazó un enorme lazo, entre ellos don David Clemente Sánchez, quien lo hospedaba en su casa como a otros amigos y personalidades del medio taurino, siendo tradicional la comida de cada año, donde tuvimos la oportunidad de convivir con don Jesús Arroyo en varias de ellas.
Su cuerpo fue velado en la Agencia Funeraria de Gayosso de Félix Cuevas, donde no habrá servicios funerarios.
De sus ocho hijos, le sobreviven José, Gabriela, Laura, Letizia, Jesús, Vivian y Cristian, así como nietos y su señora Rocío Estrada Covarrubias; a quienes desde este espacio, todos los que formamos parte de este importante medio de comunicación, les enviamos nuestras más sinceras condolencias; rogando a Dios les dé pronto consuelo y alivio espiritual. ¡Descanse en Paz don Jesús!