Falleció el icónico Padre «Willy»

La Diócesis de Aguascalientes recibió con especial tristeza la noticia del fallecimiento del Padre Wildehaldo Montoya Álvarez, conocido por todos como el Padre “Willy”, quien ayer dejó de existir a los 84 años de edad, tras un ministerio sacerdotal de casi cinco décadas.
El Padre “Willy” tuvo especial sensibilidad para promover la construcción de templos dignos para el culto a Dios, y, con particular carisma, fue activo agente para recaudar fondos y erigir nuevas iglesias en los lugares que carecían de ellas y que estaban bajo su jurisdicción.
Popular y estimado entre el público de sitios como el Palenque de la Feria y la Monumental Plaza de Toros, en tiempo de feria, no escatimó esfuerzos para cumplir la misión que se impuso para multiplicar los sitios dedicados al Señor con el apoyo de la población católica que reconoció en su persona un misionero en esta entidad.
Oriundo del rancho El Chilarillo, de Villa Hidalgo, Jalisco, ingresó al Seminario Diocesano de Aguascalientes en 1961, cuando tenía 23 años de edad. Recibió la ordenación diaconal en 1974 en la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y la Ordenación Sacerdotal ese mismo año en el Templo del Señor de los Rayos.
Fue el primer párroco de San Judas Tadeo, fungió como Capellán de los centros penitenciarios de Aguascalientes y Auxiliar del Movimiento del Cursillos de Cristiandad, entre otros cargos a lo largo de su ministerio que duró 48 años.
En la recta final de su servicio durante 10 fue capellán del Cementerio de Jardines Eternos; luego, con su salud y fuerzas minadas por la edad, desde 2019 estuvo en su domicilio particular, donde dejó de existir este lunes 27 de junio. Descanse en paz.