Los sectores social, político, profesional y académico de Aguascalientes lamentaron ayer el sentido deceso de don Efrén González Cuéllar, reconocido abogado, catedrático, fedatario y servidor público, cuyo desempeño en diversos ámbitos dejó huella imborrable en el desarrollo del estado.

Considerado un ejemplo por su vida forjada por la constancia, deja un gran legado principalmente en el ámbito educativo, al ser recordado como uno de los fundadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, de la que fue rector y fundador de la carrera de Derecho, hace más de 40 años.

Hablar de González Cuéllar es sinónimo de perseverancia, de sacrificios y de éxitos múltiples. De origen humilde, fue el menor de quince hijos, siendo su madre la señora Liboria Cuéllar quien los sacó adelante tras la pérdida de su señor padre cuando tenía sólo dos años de edad.

Ese ejemplo le permitió a Don Efrén desarrollarse con la ilusión de manera inquebrantable de superarse, alcanzado una carrera profesional intachable, difícil de superar y totalmente ejemplar.

En el sector público se desempeñó como procurador de Justicia del Estado, presidió el Supremo Tribunal de Justicia, fue secretario general de Gobierno y defensor de los derechos humanos.

En la Universidad Autónoma de Aguascalientes fue elegido rector dos periodos consecutivos; fue profesor emérito de la Máxima Casa de Estudios y miembro de la Junta de Gobierno.

Don Efrén fue profesor por más de medio siglo, marcando la vida de incontables alumnos, lo que reconoció le generaba una enorme satisfacción.

En 2019, dentro del marco del 40 aniversario de la carrera de Derecho, considerada una de las licenciaturas con mayor tradición en la UAA, fue reconocido durante la inauguración del Congreso Nacional de Derecho, por sus años de servicio y por los beneficios que su trabajo dejó a la sociedad aguascalentense.

De entonces a la fecha, egresaron más de 60 generaciones de abogados, las cuales se traducen en más de 2 mil 600 licenciados de la UAA, muchos de los cuales hoy fungen como jueces, funcionarios públicos, notarios, abogados particulares y docentes, que impulsan diariamente con su trabajo y conocimientos al entorno en donde se desempeñan.

El jurista Efrén González Cuéllar partió ayer a los 85 años de edad, tras padecer deterioro en su salud. Descanse en paz.

“Mientras alguien se acuerde de mí, yo no moriré. Afortunadamente, sé que muchas personas me tienen en su memoria”, expresó en una entrevista.

¡Participa con tu opinión!