Tras reportar el aumento a 198 casos de positivos al COVID-19 en Aguascalientes y 151 sospechosos, el secretario de Salud estatal, Miguel Ángel Piza Jiménez confirmó una sexta víctima de este virus, tratándose de un hombre de 64 años de edad que estuvo siendo atendido en el IMSS.

Si bien hasta la hora del reporte no se tenían confirmados datos sobre posibles comorbilidades de esta persona, de manera extraoficial se logró conocer que el fallecido fue también trabajador del Seguro Social en una de sus clínicas.

Entre los positivos predominan los pacientes con edades entre los 25 y 29 años de edad con más alta incidencia, de 40 a 50 años le siguen entre los más contagiados, el siguiente rango de edades es el de 50 a 59 años, siendo la principal comorbilidad que aqueja a los ciudadanos la obesidad.

Por ahora sólo los municipios de Cosío y San José de Gracia permanecen libres de personas contagiadas con COVID-19, en tanto Calvillo se ha destacado por su pronto crecimiento en la línea de positivos a este virus, ya que para el más reciente reporte registró 4 casos más que el día anterior siendo ya 12 los identificados con esa condición. Jesús María se logró mantener con los 17 que ya tenía, Asientos, Tepezalá y El Llano se mantienen con 1, Pabellón de Arteaga con 7, San Francisco de los Romo y Rincón de Romos con 4, y el municipio capital suma 149.

Piza Jiménez refirió que empieza a haber un despegue en la línea gráfica en cuanto a contagios, por lo que la intención es insistir con los ciudadanos a que tengan las previsiones necesarias para evitarlo, pero en su caso solicitar la atención para crear el cerco sanitario y no complicar el tratamiento.

Resaltó que si bien hasta ahora se ha tenido relativo control sobre la enfermedad y los pacientes con coronavirus, se ha buscado que al menos los hospitales estatales estén debidamente preparados para atender en caso de necesitar el internamiento de más positivos, de ahí que el Hospital Hidalgo cuenta con 60 camas, el Hospital Tercer Milenio 30 disponibles y 6 camas en cada uno de los hospitales de Rincón de Romos, Pabellón de Arteaga y Calvillo.

Mientras que el Hospital General de Zona No. 1 que el IMSS ha destinado para recibir sólo pacientes COVID-19 cuenta con 220 camas y si fuera necesario se incluirían las de terapia intensiva; en tanto el ISSSTE tiene 8 camas disponibles para la atención a sus derechohabientes que resulten positivos a coronavirus.