CDMX.- La sonrisa y belleza de Wanda Seux quedarán plasmadas en los corazones y memoria de todos aquellos que convivieron con ella.
Así lo consideran sus amigos cercanos, quienes lamentaron el deceso de la vedette de 72 años, ocurrido ayer a las 15:00 horas, en La Casa del Actor, debido a un paro cardiorrespiratorio.
El cuerpo de la actriz fue velado en una funeraria de Sullivan y sus restos serán cremados, según confirmó su amigo íntimo Alfredo Cordero, con quien compartió la última década de la actriz.
Juana Amanda Seux Ramírez (su nombre real) nació el 3 de enero de 1948 en Paraguay.
En su juventud se mudó a Argentina para trabajar, y gracias al apoyo de Hugo López, ex representante de Luis Miguel y Roberto Carlos, Seux llegó a México, donde fue pieza clave del espectáculo nocturno del país.
“La Bomba de Oro”, como era conocida, participó en varios montajes teatrales como Colitas Pintadas (1974), Las Inolvidables de la Noche (1999) y Divas por Siempre (2017).
En la televisión estuvo en los programas Variedades de Media Noche (1977), mientras que en pantalla grande su rostro brilló en cerca de 20 filmes como ¡Que Buena Está Mi ahijada! (1987), Paradas Continuas (2009). En 2016 destacó en el documental Bellas de Noche, escrito y dirigido por María José Cuevas.
“La Barbie de las Vedettes”, como también le llamaban, superó el cáncer de mama y siete infartos cerebrales; el último la dejó en estado vegetativo.
“Pienso que para Wanda irse fue lo mejor, porque ya tenía mucho tiempo en coma, estaba sufriendo mucho”, dijo Lyn May, una de sus grandes amigas. (Froylán Escobar/Agencia Reforma)