Imelda Robles
Agencia Reforma

MONTERREY.- Valeria tenía 3 años de edad y leucemia linfoblástica aguda.
Desde la semana pasada, sus papás intentaban conseguir la última dosis de L-asparaginasa para su quimioterapia, pues el IMSS no tenía el medicamento, pero la niña murió la madrugada del martes en la Clínica 25.
El lunes, la agrupación Apadrina un Niñ@ pidió en Facebook apoyo económico para comprar una ampolleta de este fármaco y completar el esquema de Valeriaa.
Sus padres, Benjamín Granadero y Carmela Francisco, quienes viven en el municipio de García, Nuevo León, accedieron a narrar su caso, advirtiendo que no debe repetirse.
“Hay muchos niños que están batallando con medicamentos”, señaló Benjamín, “y es triste ver caer a tanto guerrero que ha luchado tanto. Los están abandonando”.
Los padres de Valeria dijeron que la menor fue diagnosticada en enero de 2019, y que en 2020 entró a etapa de mantenimiento; no obstante, recayó y la internaron el 21 de julio.
De acuerdo con sus papás, iniciando agosto debía comenzar de nuevo sus ciclos de quimios, pero el IMSS no tenía cardioxane, vincristina ni L-asparaginasa, y ellos sólo pudieron conseguir algunas dosis de los dos últimos.
“Yo le echo la culpa al cardioxane, que era un protector que tenían que ponerle, ¿por qué?, porque ese protege su corazoncito.
“Lamentablemente tiene un precio arriba de 5 mil, 6 mil pesos, que no pudimos nosotros en su momento conseguir”, dijo Benjamín.
El viernes pasado dieron de alta a Valeria por el riesgo de contagio de Covid-19 en el hospital, señaló Benjamín, y regresarían cuando consiguieran L-asparaginasa.
“Salió con sus plaquetas bajas y defensas bajas”, dijo.
El lunes en la tarde, la niña comenzó con vómitos y tuvo una hemorragia interna.
“Dicen que no soportó su corazón”, lamentó su papá, “se fue apagando y ya no se pudo hacer nada… y mi mensaje es: que no pase, que no siga pasando esto”.