Moisés Ramírez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-El Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC), que el pasado 4 de mayo desplegó el Gobierno federal para frenar los precios de 24 alimentos básicos, sigue sin dar resultados.
En el área metropolitana de Monterrey, 19 de ellos presentaron alzas de precios desde entonces y en 10 en específico los aumentos resultaron de doble dígito en sólo dos meses.
Los casos más extremos de incrementos en la Ciudad correspondieron a la papa blanca, que encareció 58 por ciento en el periodo; el frijol pinto, que subió 54 por ciento; la naranja, en 44 por ciento, y el tomate saladette, en 32 por ciento, de acuerdo con un análisis de EL NORTE realizado con datos de la Profeco y de Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).
«¿Cómo van a bajar los precios, si los insumos, que cotizan a precios internacionales, siguen aumentando, principalmente los fertilizantes?», planteó Francisco Chapa Góngora, tesorero del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).
El ejercicio realizado por EL NORTE encontró que en otras entidades los encarecimientos de los productos seguidos en el PACIC fueron similares que en Nuevo León.
Por ejemplo, en la Ciudad de México 17 de los 24 productos sufrieron aumentos y en Guadalajara fueron 18 de 24.
En las tres ciudades la papa blanca, el frijol pinto, el tomate saladette y la naranja registraron las mayores alzas desde que el Gobierno emprendió el PACIC el 4 de mayo pasado.
Sin embargo, los incrementos más fuertes se registraron en la Ciudad de México, con uno de 74 por ciento en la naranja; de 59 por ciento en la papa blanca; de 49 por ciento en el frijol pinto, y de 32 por ciento en el tomate saladette.
El PACIC está basado en 16 estrategias, entre ellas, la exención de aranceles a la importación de productos básicos e insumos para el campo, la participación de empresas de alimentos para frenar precios y el aumento en la producción de granos a través de programas asistencialistas.
Chapa Góngora refirió que el encarecimiento de los fertilizantes está llevando a los agricultores reducir sus siembras y con ello sus cosechas.
A esto se le suma la sequía que enfrentan varios estados del norte de País, situación que también merma la producción de hortalizas y granos.
Señaló que en particular los productores de papa en el País han reducido en un 15 por ciento sus siembras por el alza de los fertilizantes y también por la incertidumbre sobre el abastecimiento de agua para riego.
«Se están presentando todos estos factores, no sólo en la papa, sino también en el tomate, en el chile, en el frijol y no sólo en lo producido aquí (en México), sino también en los productos importados.
«Por eso también están ingresando con mayores precios», expuso.