Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Fiscalía General de la República (FGR) falló en el caso más importante que había logrado judicializar para castigar las omisiones desde Pemex contra el huachicol o robo masivo de combustibles.
Un tribunal absolvió a dos ingenieros monitoristas de Pemex que eran señalados por la sustracción por omisión de 18 mil 210 barriles o 2 millones 895 mil 390 litros de gasolina en el poliducto Tuxpan-Tula, en un periodo de 10 horas.
Para el juez Edmundo Manuel Perusquia Cabañas, la Fiscalía no logró acreditar la omisión de los ingenieros Bernardo Téllez de Lojo y César Miguel Vernet Díaz.
La FGR los acusó de no haber suspendido el 18 de diciembre de 2018 la operación del poliducto, cuando estaban en la Coordinación de Transporte de Pemex Logística, pese a las variaciones de presión superiores al límite máximo establecido en la norma. La omisión ocasionó que entre las 18:45 horas de ese día y las 5:00 de la mañana del siguiente se desviaran 2 millones 895 mil 158 litros de petrolíferos.
Pero al valorar las pruebas, el juez Perusquia les dictó sentencia absolutoria en el juicio porque ese día Vernet ni siquiera fue a trabajar y Téllez no estaba encargado de monitorear las zonas del poliducto en que la FGR dijo que se desviaron los combustibles.
«(Vernet) inició labores hasta las 00:00 horas del 19 de diciembre de 2018, es decir, fuera de la temporalidad que contempla el hecho acusado», sentenció el juez.
«(Téllez) no estaba encargado de monitorear las dos zonas que afirmó la representación social, sino únicamente de la zona Golfo; aunado a que no se demostró que en esta última se reflejara alguna variación, sino que la anomalía se manifestó en la zona Centro, e incluso se comunicó que sí se dio un reporte pero a un diverso controlador, el cual no es parte en el proceso, quien decidió no instruir la suspensión del transporte del hidrocarburo».
En la audiencia, el juzgador también le dio la razón a Juan Manuel Becerril de la Llata y Norberto Valle Valladares, abogados de Téllez, en el sentido de que la FGR no acreditó que los acusados tuvieran conocimiento de la variación o anomalía en el transporte de hidrocarburos y que hubieran omitido instruir la suspensión del servicio.
Con su absolución, Téllez y Vernet se libraron de una posible pena de 30 a 45 años de prisión y multa de entre 2.6 y 3.2 millones de pesos, ya que el castigo se agrava en el caso de los servidores públicos.
Sin embargo, la FGR aún puede impugnar la absolución para que sea un tribunal colegiado de apelación el que confirme, modifique o revoque la sentencia.
En este asunto también fue procesado Pedro Luis Vargas Ambrosio, responsable de la operación del ducto, pero desde hace tres años ganó un amparo con el que anularon su procedimiento, por lo que ahora ya no hay ningún implicado sujeto a proceso.
Vargas Ambrosio, Téllez y Vernet están comisionados en el centro de control del sistema SCADA, que desde la CDMX monitorea la presión y flujo del poliducto 14-16 Tuxpan-Tula y siempre su proceso en libertad provisional.