Marcos Cazarín y Dalila Sarabia
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tres sistemas de frenado fallaron al tren 33 de la Línea 1 del Metro de la CDMX, que impactó en reversa al convoy 38 dejando un usuario muerto y 41 heridos, incluidos los dos conductores.
De acuerdo con Jorge Gaviño, ex director del Sistema de Transporte Colectivo (STC) y actual diputado local, cada convoy cuenta con freno de motor, de emergencia y manual, los cuales no pudieron evitar el impacto registrado a las 23:37 horas del martes.
“El tren trae tres sistemas de compresores. Cada tres vagones, trae un sistema de compresión y todo está comunicado entre sí.
“Mientras tengas un sistema de compresión funcionando, el tren se va a frenar. No tiene problema. El problema es cuando empiezas a perder presión”, indicó Gaviño en entrevista con REFORMA.
De acuerdo con testimonio de usuarios, el tren comenzó a correr en reversa luego de apagarse y quedar a oscuras.
“Si el tren pierde energía, pierde presión y, con ello, las balatas se sueltan. El freno de emergencia no funcionó tampoco porque ya no había ninguna clase de presión”, agregó.
Florencia Serranía, directora del Metro, prefirió esperar los peritajes y descartó daños en vía.