Paradójicamente, el partido en el poder ha emulado lo que tanto criticó; siendo que, entre dichas réplicas destaca una de las prácticas más deleznables de la política mexicana del siglo XX y que más laceran al anhelado Estado de Derecho, es decir, la adopción de facultades meta-constitucionales por parte del presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Durante varios años, el presidente Andrés Manuel López Obrador encausó su lucha de “izquierda” bajo la premisa de combatir la corrupción y todos los males de la política mexicana; sin embargo, cada día ha quedado más en evidencia que MORENA no ha logrado combatir todas esas malas prácticas, sino que, por el contrario, ha adoptado y reforzado las peores prácticas de la vieja política mexicana.

Hace unos días, sorprendentemente el presidente anunció que estará publicando en breve un acuerdo para que la administración y mando de la Guardia Nacional pasen a formar parte de la Secretaría de la Defensa Nacional. Lo anterior pone en evidencia una autentica crisis de índole jurídica en nuestro país, en la que no existen guardianes legales ni constitucionales, por lo que prácticamente parece ser muy fácil olvidar lo redactado por nuestro texto constitucional; siendo que, textualmente se mandata para que las instituciones de seguridad pública sean de carácter civil y que además nuestra propia Constitución establece que dichas instituciones deberán estar adscritas a la secretaría del ramo de seguridad pública.

La aberración y/u ocurrencia presidencial consiste en pretender que un simple acuerdo administrativo pueda ir más allá de nuestro máximo texto legal denominado Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Independientemente de lo peligroso que puede resultar la militarización de las instancias responsables de la seguridad pública, el Presidente conoce y reconoce implícitamente que no cuenta con los votos suficientes para reformar la Constitución y por ello ha decidido hacer uso de estas facultades “meta-constitucionales” para intentar hacer pasar por desapercibida una de las violaciones más graves a nuestro eje jurídico rector.

Si bien la inseguridad siempre ha sido un tema sensible en nuestro país, lo cierto es que la percepción de inseguridad ha crecido exponencialmente durante estos años en los que el Gobierno Federal ha sido encabezado por MORENA. Me atrevería a concluir que la Guardia Nacional ha sido en mi opinión el capricho más costoso de este gobierno, mediante el cual se pretendió dotar de mayor seguridad a la ciudadanía, pero al mismo tiempo se descuidaron los trabajos del Ejército y la Armada Mexicana a los que instruyeron para participar en obras de carácter civil como la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y/o la supervisión del Tren Maya.

Definitivamente las fuerzas armadas son una de las mejores instituciones mexicanas; sin embargo, no podemos permitir que el capricho presidencial olvide nuestro marco jurídico y, peor aún, que casi nadie se atreva a levantar la voz para demostrar que MORENA es la peor versión del sistema político mexicano. Me permito poner el tema a su consideración y, como siempre, agradezco el favor de su lectura deseándoles un excelente fin de semana.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr