Una de las organizaciones obreras de mayor raigambre en el país es la CTM, que ha sabido enfrentar el vendaval que periódicamente se hace presente con diversas agrupaciones al pretender arrebatarle parte de integrantes, pero ha sabido salir adelante conservando la supremacía que ha tenido a lo largo de varias décadas.

Su filial en Aguascalientes ha sido determinante para mantener la paz laboral y social en el estado, sin embargo no todo es miel sobre hojuelas, ya que hoy se presenta un problema que si no se atiende con prontitud y fortaleza puede perder una porción de su capital humano.

Los últimos días ha sido reiterativo el planteamiento de que, ante el poco ahorro alcanzado por los trabajadores para su retiro, debería usarse los recursos del Infonavit para mejorar la pensión de las Afores.

La propuesta surgió de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), lo que de llegar a prosperar significaría un despojo para el trabajador, ya que ese dinero que va a la subcuenta del Infonavit y que no haya sido utilizada para un crédito de vivienda, le será entregado íntegramente cuando se jubile, lo que es una cantidad que le sirve para solventar compromisos o para invertir en algún negocio, con lo que podrá enfrentar en mejores condiciones su situación de retirado.

Para evitar que siga avanzando esa idea el secretario general de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes (FTA), José Alfredo González y sus sindicatos afiliados, deberían emitir un pronunciamiento, dejando en claro su rechazo a ese propósito y que están por la defensa de un derecho-beneficio de sus compañeros, que no tienen ninguna culpa que el proyecto traído de Chile sea un fracaso.

Se tiene que ir un paso adelante para evitar que se repitan aquí los paros y huelgas que trae de cabeza a los gobiernos de Francia y Chile, que dejaron que los alcanzara el problema de las raquíticas jubilaciones y ahora pretenden que los obreros sean los que carguen con ese dislate.

El asunto es bastante serio, tan es así que los empresarios están por terminar un nuevo modelo sobre pensiones, ya que no quieren que el tiempo los atrape. En 2021 se retira la primera generación de obreros bajo el actual esquema, que significan 75 mil y de ellos sólo el 1% cumplirá con los requisitos para alcanzar una pensión, por lo que la mayoría lo haría con el apoyo del gobierno, de ahí que será una mensualidad minúscula.

A eso se debe que la Consar pretenda incorporar la subcuenta del Infonavit, pero sin que las administradoras de Fondos para el Retiro (Afore) mencionen su disposición para que se reduzcan las comisiones que cobran por manejar ese dinero, que no es poca cosa ya que representan cientos de millones de pesos.

El Senado reconoce que en las actuales condiciones las Afores son “una fábrica de pobres viejos permitidas por el Estado”, por lo que es necesario reconocer que las reforma aplicada al sistema de pensiones en 1997 está lejos de ser lo exitosa que se promovió entonces, ya que no garantiza una pensión digna de los trabajadores.

Habrá que estar muy atentos sobre la reacción que tengan la FTA y la propia CTM, que tienen la capacidad de impedir que se traslade la cuenta del Infonavit a la cuenta para retiro, e inclusive pueden presentar un análisis sobre lo que procede para mejorar el nivel pensionario de los obreros sin que pierdan el recurso del Infonavit.

EN EL AIRE

Hace unos días se mencionó que los gobiernos entrantes tratan de eliminar los programas que dejó el anterior, con una falsa idea de que así borran todo lo que represente ese pasado, cuando lo adecuado es darle seguimiento a partir de que son recursos públicos que no se pueden ir a la basura.

Esta vez se encuentran en peligro de desaparecer las escuelas de tiempo completo, que en el caso de Aguascalientes atiende a 568 escuelas, con más de 90 mil alumnos y 5 mil profesores.

Al comentar esa intención, el director general del Instituto de Educación (IEA), Raúl Silva Perezchica, indicó que la disposición es que el programa se enfoque a atender escuelas marginadas, que en el caso local son pocas que estaría en el rango de inconexión económica y social, lo que por una parte es positivo ya que demuestra que la entidad no registra ese problema, pero otra no puede ser considerada para recursos adicionales que permitan ocuparse de las que están en esa tesitura.

Para el actual ciclo 2019-2020 el presupuesto está garantizado por lo que se concluirá el programa de tiempo completo, pero para el siguiente vendría la redefinición de esa estrategia, con lo que terminaría un programa que hasta ahora ha dado buenos resultados.

Silva Perezchica adelantó que las escuelas que sean apoyadas son aquellas que tienen mayor rezago, incluidas las que funcionan a cargo del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), la que bien podrían recibir los recursos necesarios son quitárselos a las otras.

En su momento el programa de tiempo completo estuvo dirigido a escuelas primarias y telesecundarias que tenían cierto atraso, pero el nuevo esquema de la Secretaría de Educación Pública (SEP) es establecer nuevos requisitos que hasta el momento no se han dado a conocer.

En estas condiciones, sostuvo el titular del IEA, “se necesita saber cuáles serán las condiciones económicas que deben presentar las comunidades escolares para poder acceder a este programa, pero lo que sí se sabe es que el presupuesto para el ciclo 2020-2021 a partir de agosto próximo será con una nueva modalidad”.

Una vez que se tenga la certeza de cuál será el presupuesto que se destine para ese fin, se analizará cuántos estudiantes pueden ser apoyados, lo que implica nómina de maestros que trabajan horas adicionales a su jornada laboral, servicios de alimentación y actividades académicas y de seguridad al interior del plantel.

Lo que sale fuera de foco es que se cancele un programa para destinar los recursos a otro, cuando lo correcto es consolidar lo que está en marcha y darle curso a lo que se proyecta, para así enriquecer los programas educativos.

El propósito de acabar con las escuelas de tiempo completo viene desde el año pasado, cuando la Cámara de Diputados aprobó un recorte presupuestario de 1,054 millones de pesos, por lo que en varios planteles del país se optó por prohibir que los alumnos hicieran uso de los bebederos, ya que al no contar con los recursos para su mantenimiento podrían ser agentes de enfermedades.

Con la desaparición de este programa extendido se terminará las jornadas de seis a ocho horas diarias en que hay un mayor aprovechamiento académico y el desarrollo de actividades relacionadas con el conocimiento del civismo, humanidades, ciencias y tecnologías, artes (en especial música), educación física y protección al medio ambiente.

Estas acciones comenzaron con el ex presidente Felipe Calderón y que se fortalecieron en la administración de Enrique Peña Nieto, pero a pocos meses de la que encabeza Andrés Manuel López Obrador se hace a un lado para dar paso a un nuevo proceso.

GASTADO TRUCO

En política hay que saber utilizar aquello que “vista”, que deje la sensación de estar al día de los problemas comunes, por lo que si hay que alabar, atacar o exigir se debe hacer en el momento oportuno. En tiempos distantes se decía en Puebla que los textileros absorbían diversos desenfrenos y lo mismo se habla en San Luis Potosí y Aguascalientes de los ferrocarrileros, que en cada entidad era mayoría de la población obrera. Hoy el juguete preferido de los políticos, y de los que creen serlo, son los choferes de los autobuses urbanos, a quien se les cuelga toda clase de milagritos, aunque en su mayoría no tienen problemas en la vía pública, pero con uno que tenga un accidente en que sea el responsable basta para englobar a todos, aunque habrá que tomar la opinión de quien viene, que muchas veces no saben ni cuántos autobuses urbanos se encuentran en malas condiciones, como recientemente lo demostró una diputada.

 

¡Participa con tu opinión!