Staff
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- «Bendito sea el que dio el pitazo», agradeció una integrante del colectivo Guerreros Buscadores de Jalisco, luego de saber que fueron 20 bolsas con restos humanos las extraídas durante la jornada de ayer en la fosa clandestina de la Colonia La Piedrera, de El Salto.
Con éstas suman 30 desde el lunes en que se comenzó a excavar en el predio, pero las víctimas podrían ser más, pues las bolsas no han sido abiertas.
Aproximadamente cinco buscadoras llegaron en el vehículo del esposo de una de ellas; otras cinco llegaron en un taxi cuando eran aproximadamente 11:00 horas de ayer para estar al tanto de la búsqueda que hace la Fiscalía de Jalisco en la finca de la Calle Las Peñitas, cerca de la Avenida La Piedrera.
«No nos vamos a cansar, la realidad es que queremos ver cuántos cuerpos se van a sacar de ahí», explicó la líder del colectivo, Índira Navarro.
Las mujeres y dos hombres le pidieron a un policía de El Salto que les dejara acercarse a la finca para no correr riesgos en la avenida. Aunque se negó, después cambió de opinión.
«Yo sé mis derechos», le dijo una de las buscadoras que apeló la decisión.
Durante el transcurso de la mañana y hasta las 15:00 horas, el Ministerio Público de la Fiscalía de Jalisco encargado de procesar la fosa, le permitió a las buscadoras supervisar las labores en grupos de tres en tres y sin que pudieran usar su celular.
«Se utilizó maquinaria después de sacar las partes de los cuerpos. Utilizaron ellos la maquinaria para descartar bien el lugar que no haya más cuerpos hacia abajo y darle pues algo de profundidad que quede bien descartado», aseguró una integrante del colectivo que estuvo en el lugar.
«Puede haber bolsas que traigan cuatro, cinco, diez manos», enfatizó.
Mientras unas veían la fosa, afuera otras compartían sus experiencias de búsqueda.
Saben que los fallecidos hallados podrían haber sido desaparecidos en cualquier lugar de Jalisco, pues el traslado no es dificultad para los delincuentes.
«Yo siento algo aquí», confesó una madre buscadora cuyos hijos fueron desaparecidos en el Cerro del Cuatro.
El día que hallaron la fosa, gracias a una denuncia anónima, las buscadoras descubrieron que había 7 puntos donde la tierra fue removida. Ayer se hallaron más, por lo que los trabajos continuarán, siempre y cuando se garantice la seguridad de los empleados de la Fiscalía y del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.