De acuerdo a la zona en que se encuentren los pozos, la profundidad con que se extrae el agua va de 100 metros hasta 900; en la entidad hay 8 mil 085 pozos; la Conagua tiene registrados 4 mil 202 títulos de concesión, y el resto son anexos que representan pozos adicionales.

Aquí el desglose por municipio, en el entendido de que la profundidad mínima es de 100 metros, pero la máxima sí varía: en el municipio capital es de 700 metros; en Asientos, 900; Cosío y Calvillo, 600; Jesús María 500; Pabellón de Arteaga y San José de Gracia, 450; Rincón de Romos, 550; Tepezalá, El Llano y San Francisco de los Romo, 700 metros.

A mayor profundidad disminuye la calidad de agua; se ha encontrado arsénico y mercurio en algunos pozos, por lo que la Conagua Aguascalientes ha enviado oficios de notificación a los organismos operadores involucrados y a autoridades del sector salud del estado para que se tomen las medidas correspondientes.

Del total de pozos, en tres se detectó mercurio y en 114, arsénico; se trata de concentraciones bajas, y las fuentes de abastecimiento son objeto de monitoreo permanente por las autoridades sanitarias, para prevenir posibles riesgos a la salud.

También se ha encontrado calcio, cobre, fierro, manganeso, níquel, plata, potasio y zinc, de acuerdo a las muestras analizadas en laboratorio, lo que también se hace rutinariamente, como parte del control de la calidad de agua que abastece a las familias de los once municipios.