Staff
Agencia Reforma

NUEVO LAREDO, Tamaulipas.-La impunidad con la que presuntos integrantes del Cártel del Noreste (CDN) extorsionan a paisanos y viajeros foráneos que cruzan por esta frontera fue exhibida en un video inédito.
Aunque es una zona presuntamente vigilada por fuerzas estatales y federales, las imágenes muestran cómo los criminales detienen impunemente a connacionales, que habrían entrado a México por el puente internacional Número Dos o Juárez-Lincoln.
La vía es el paso preferido de paisanos y compradores de estados vecinos, principalmente de Nuevo León, para internarse al País por el Bulevard Colosio y luego tomar la carretera a Monterrey.
El tramo de 10 kilómetros se ha convertido en una «minita de oro» para los delincuentes que detienen a los automovilistas y les exigen «cuotas de protección» que van de los 500 dólares a 3 mil dólares, según testimonios de afectados.
Pese a las reiteradas denuncias de los ciudadanos, negada por autoridades, la práctica no para y afecta a las personas con vehículos con placas foráneas, quienes presuntamente son señalados desde la aduana por cómplices.
El video de 1 minuto y 23 segundos, tomado desde el interior de la camioneta, documenta por primera vez cómo un supuesto miembro del CDN extorsiona a paisanos, en este caso dos hombres que acababan de entrar al País, presuntamente la noche del jueves, y fueron parados en el Bulevard Colosio.
-¿Qué ped… aquí? -pregunta el copiloto al conductor de la camioneta que traería placas de Estados Unidos.
-Son la maña -contesta el chofer en referencia al sobrenombre que reciben los integrantes del narco.
Tras frenar la unidad, en un aparente retén, se acerca un sujeto con una linterna iluminando el interior y presentándose como operador del CDN, cártel que fue fundado por ex miembros de los Zetas.
-Viejo, ponle en parking -dice el delincuente. -Hay que pagar una cuota para el Cartel del Noreste para que te vayas y nadie te moleste, padre. Guárdame el teléfono porque no te lo quiero quitar.
-Ok, es que tenemos el mapa -responde el conductor.
-Hay que pagar mil dólar aquí pa’ la maña. Quinientos y 500 para que se me vayan bien. Les voy a dar una clave- señala el criminal refiriéndose a un «salvoconducto» para los paisanos.
El conductor empieza a contar billetes y le entrega hasta completar unos 300, y le pide que le deje para la gasolina, que no tiene más porque pagó impuestos en la garita del puente internacional.
-(La cuota) es para la protección de ustedes, viejo. Ayúdale tú, viejo, también -dice el extorsionador.
-Es que ya no teníamos en efectivo. Allá pagué los impuestos -revira el conductor.
El extorsionador recibe una llamada y pregunta: «Échale pa'» y «¿Qué rollo?»
-Es que nomás traía 300 -señala el conductor.
-Ponle 300 dólares más, 150 cada quien -reitera el criminal.
-Déjame ver si alcanzo aquí. Espérame -contesta el chofer para luego terminar el video.
El puente internacional tiene vigilancia de militares, agentes federales, de oficiales de la Aduana y de Migración, mientras que la Policía Estatal debe vigilar la zona urbana.
Los conductores que salen de pagar impuestos inmediatamente son identificados por «radieros» o «halcones» desde la aduana que avisan a criminales en camionetas para que detengan a los viajeros y les exijan cuota.