Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Ejecutivo Federal decretó ayer la expropiación de 36 inmuebles privados en los municipios de Solidaridad, Tulum y Benito Juárez para las obras del Tramo 5 del Tren Maya.
Los inmuebles expropiados suman 109.3 hectáreas y en el decreto, publicado en la edición vespertina del Diario Oficial, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó a la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) proceder a la ocupación inmediata de los predios.
Se desconoce quiénes son los dueños de las propiedades, quienes tendrán derecho a una indemnización determinada por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin).
Sedatu ya había publicado, desde junio, una declaratoria de utilidad pública sobre 138 hectáreas, con la que dio inicio el procedimiento que culminó con el decreto firmado ayer por el Presidente.
A finales de mayo, el juez federal Adrián Novelo, responsable de los amparos contra el Tren Maya, rechazó conceder suspensiones contra las declaratorias de utilidad pública de Sedatu, ya que, por sí misma, no implicaba un acto de privación, sino que era parte de un procedimiento que aún no terminaba.
Ahora que ya se decretó la expropiación, los dueños inconformes podrán impugnarla mediante amparo y también podrán litigar si no están satisfechos con las indemnizaciones.