Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Ejecutivo federal concretó ayer la expropiación, por causa de utilidad pública, de la planta productora de hidrógeno «U-3400», ubicada en la Refinería de Tula, que fue vendida por el Gobierno de Enrique Peña a la empresa Air Liquide, en 52.7 millones de dólares.
La planta, de 6 mil 451.78 metros cuadrados, fue expropiada a favor de Pemex Transformación Industrial (Pemex Tri), de acuerdo con un Decreto pubicado en el Diario Oficial de la Federación.
«La producción de hidrógeno, materia prima para la generación de combustibles limpios que se produce en la planta de hidrógeno U-3400, debe estar a cargo de manera directa e inmediata de (Pemex Tri) para la eficaz producción de combustibles limpios», justifica.
«Pemex Tri debe recuperar el suministro directo e inmediato del hidrógeno que proporciona la planta de hidrógeno U-3400, para la generación de combustibles limpios para el desarrollo económico del país conforme a los parámetros previstos en la normativa aplicable».
El Decreto señala que la expropiación de la planta también es necesaria para que Pemex cuente con autonomía de suministro de hidrógeno en la Refinería de Tula, sin depender de agentes externos «que resultan ajenos al interés social y público que persigue la Nación».
«Se ordena la ejecución inmediata del presente decreto expropiatorio y, en consecuencia, la ocupación definitiva de la planta productora de hidrógeno U-3400 a favor de Pemex Transformación Industrial», agrega el Decreto.
«La interposición de cualquier medio de defensa no suspende la ejecución inmediata del presente decreto de expropiación».
Con motivo de la expropiación, Pemex Transformación Industrial debe hacer la ocupación definitiva de la planta y cubrir el monto de la indemnización que, en términos de la Ley de Expropiación, deba pagarse a quienes acrediten su legítimo derecho.
El 29 de diciembre de 2023, AMLO declaró de utilidad pública el suministro de hidrógeno que provee la planta de y ordenó la ocupación temporal de sus instalaciones. Derivado de lo anterior, la Secretaría de Energía (Sener) inició el procedimiento de expropiación.
Air Liquide informó el 4 de enero que «estaba contactando activamente a las autoridades para obtener claridad sobre la situación», y que analizaba sus opciones, pero el día 18 del mismo mes la multinacional francesa promovió una demanda de amparo para impugnar.
El recurso fue presentado ante el Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Administrativa en Monterrey, que se declaró incompetente y lo envió a la jueza Tercera Especializada en Competencia Económica en la Ciudad de México, Laura Gutiérrez de Velasco.
El 19 de marzo, la Sener emitió una resolución en la que confirmó la declaratoria de causa de utilidad pública y el 10 de abril el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales emitió un dictamen en el que fijó el monto de indemnización por la expropiación.
Pemex se asoció con Air Liquide en 2017 para que ésta le suministrara hidrógeno por 20 años, en un intento del entonces Gobierno de Peña Nieto para reducir costos de la petrolera estatal.
En aquel momento, se acordó que Air Liquide operaría la planta ya existente en la refinería e invertiría en una segunda unidad para suministrar el total del hidrógeno requerido para los proyectos de ampliación de la refinería en Tula..