Expoplaza: Monumento al abandono

A poco más de un mes del inicio de la Feria Nacional de San Marcos, el ambiente en el perímetro ferial es de ebullición. Los trabajadores se afanan en remodelar la infraestructura, especialmente en el área de antros, para recibir a los miles de visitantes que se esperan este año.
Sin embargo, a unos pasos de este furor, se encuentra un oasis de abandono: el Centro Comercial Expoplaza. A punto de cumplir 32 años, este recinto que alguna vez fue un ícono de la ciudad, hoy luce lúgubre y vacío.
En un recorrido realizado por El Heraldo, se pudo constatar el contraste entre la actividad febril en la zona ferial y la desolación en Expoplaza. Sus 150 locales, que en el pasado fueron rentables y boyantes, ahora solo albergan el eco de los pasos de los pocos transeúntes que cruzan sus pasillos vacíos.
Si bien se espera que la Feria Nacional de San Marcos de este año sea aún más «clase mundial» que las anteriores, la realidad es que este centro comercial, ubicado en el corazón del perímetro ferial, brinda una pésima imagen a los visitantes.
Solo los locales al exterior parecen tener vida, pues estarán dedicados a la venta de bebidas embriagantes. Comerciantes del lugar afirman que la necedad de los propietarios ha terminado por matar la actividad económica en la zona. «No quieren vender, ni rentar», aseguran.
Según información recabada, las rentas de los locales van desde los 40 mil pesos mensuales, mientras que los precios de venta oscilan entre 1.5 y 4 millones de pesos. Sin embargo, en un contexto de nula actividad comercial y sin tiendas ancla que atraigan a los consumidores, la inversión en este lugar parece un riesgo demasiado alto.
Los transeúntes de la zona piensan que es una lástima que un espacio con tanto potencial se haya convertido en un monumento al abandono. Esperan que las autoridades y los propietarios tomen cartas en el asunto para rescatar este lugar y darle la vida que se merece, no solo durante la Feria Nacional de San Marcos, sino durante todo el año.