Ante la inminente implementación de la justicia oral en materia familiar, los estados del país deben ir avanzando en lo posible y ajustar su estructura a atender los asuntos por esta vía, la cual ha demostrado ser benéfica para las familias y por lo tanto, para la sociedad, señaló la magistrada Marisela Sandoval Flores.

La presidenta de la Sala Familiar del Supremo Tribunal de Justicia en Querétaro, dio a conocer la experiencia en esa entidad y aseguró que concretarla en los poderes judiciales de los estados no resulta tan oneroso como la materia penal, por lo que el recurso no deberá ser condicionante para avanzar en ese sentido.

En conferencia sustentada en el marco de la conmemoración del Día del Abogado, organizada por el Poder Judicial del Estado, la magistrada explicó que especial importancia tiene la oralidad en la agilización de los juicios en materia familiar, para resolver en una sola audiencia los temas fundamentales para sus miembros.

Saber que en una sola diligencia se acuerdan soluciones a los temas de custodia, reparto de bienes, convivencia y pensiones, previa conciliación y en presencia de todas las partes, es en realidad una forma de dar tranquilidad con certeza jurídica a esos núcleos familiares que de por sí llevan ya el daño de no vivir unidos más.

En ese contexto, dijo que aun cuando no hay todavía la legislación federal en la materia, sí existe el decreto que anuncia la justicia oral para la materia familiar, y sus alcances son tan positivos que los estados deben entrar ya a su estudio y, de ser posible, a su implementación.

Lo que realmente se necesita, dijo, es el cambio de paradigma y de actitud para poder entender que el juicio de manera escrita “ya no da” y que con ese modelo es imposible evitar la tardanza.

En los juicios escritos, atrás del cúmulo de papeles y el tiempo transcurrido, queda mucho resentimiento, desgaste y deseos de dañar a la otra persona, así como la intervención de un juez que dirime la vida de una familia que antes de ninguna manera hubiera permitido que un extraño entrara a casa y les dijera cómo vivir.

De ahí que otra de las ventajas de la oralidad es que lleva como etapa inicial obligatoria un sistema fuerte de conciliación y mediación que permite llegar a la audiencia con elementos para lograr arreglos.