Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores, los escenarios que presenta el sector agua muestran otra visión y forma de actuar, la semana anterior abordé el caso drástico de los recortes de personal que no tomaron en consideración que el funcionario tuviera la capacidad, o su función fuera o no relevante, o que realmente abonara al buen desempeño de la función del sector agua; el recorte en programas en consecuencia, obliga a visualizar otras formas de hacer las cosas, los proyectos no se pueden detener, pues el riesgo sería aumentar la brecha que de por sí es de gran dimensión, no sólo en el ámbito de los servicios públicos de agua potable, alcantarillado y saneamiento, sino en los demás usos como es el industrial, agrícola y por supuesto en el rubro ambiental.
Es preocupante que en el sector agua, un ámbito de vital importancia que está presente en diversos aspectos de la vida, o mejor dicho es parte esencial para la vida sea desconocido en cada momento o etapa del ser humano en la cual está presente, ya sea para beber un vaso o tomar directamente del río, etc. Pasando por un elemento indispensable para hacer de comer, limpiar, realizar el aseo, lavado de ropa, procesos industriales, regar plantas o ser componente primordial en la agricultura, todo ser humano sabe de la lluvia y de sus bondades, así como de las tragedias que pueden aparecer con motivo de los excesos de lluvia. Pero casi nadie conoce la forma de ayudar en su preservación y buen uso. Lamentablemente priva más bien la desinformación.
El país, en efecto atraviesa por una situación que demanda transparencia y claridad, visión y sensatez, no alimentar en los usuarios expectativas falsas, sino realidades; la desinformación lamentablemente ha sido empleada como un elemento fundamental para sacar ventajas en las contiendas de poder, en nuestro caso más cercano tenemos las campañas electorales que como mencioné la semana pasada, utilizan al agua como un elemento que al distorsionar genera ilusiones en un electorado desinformado, ve enemigos en donde no los hay, en sí es un juego perverso que es importante desmantelar.
El agua es primordial para la vida, eso ya lo sabemos, pero más importante es preservarla y mantenerla limpia, esforzándonos en que sea un factor de equilibrio en la naturaleza y para el desarrollo humano, industrial, alimentario y económico, sin descuidar que es un derecho humano.
El agua demanda despojarla de mitos como la gratuidad y ese realismo es uno de los que hago referencia, no implica que se le brinde al ser humano en situación extrema el servicio, pero éste debe estar debidamente soportado, no es honesto ni digno ver que existen usuarios que se niegan a pagar cierta cantidad de dinero por algo que es valioso como el agua y no les importa pagar más por un plan de telefonía celular, la visión de valor sobre el agua no existe en la mayor parte de la población, cuando algo tiene valor para una persona, no lo desperdicia, o acaso conocen a alguien que tenga un reloj o anillo de oro y lo tire -claro que no-, pues para él ese objeto tiene valor, pero como podrán darse cuenta el agua no lo tiene para ellos, el agua, en conclusión, no tiene valor para quienes la desperdician, lucran, o mienten sobre el agua, ya sea para sacar ventaja en un proceso electoral o como forma de control de masas.
Por ello es importante revertir la versión errónea de la gratuidad y romper esa perversidad; en segundo lugar, tenemos la distorsión sobre el tema de concesiones, tema que he abordado en este espacio en otras ocasiones. En el rubro del saneamiento en Aguascalientes, vale la pena mencionar que hace unas semanas el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Agua, mencionó la posibilidad de concesionar las plantas de tratamiento de aguas residuales, esta situación debe analizarse con frialdad y sin prejuicios electorales y de desinformación, la figura de la concesión tiene en Aguascalientes, lamentablemente, una pésima imagen y no porque la figura de la concesión sea mala, sino que existen una serie de factores que han minado lo que tiene de positivo ésta figura jurídica o instrumento, pero una concesión debe ser bien estudiada analizada en todos los impactos posibles, para evitar no sólo el deterioro como se tiene con la imagen de la concesión de los servicios de agua.
Déjeme decirle estimado lector, que no se ve otra posibilidad de operar las plantas de tratamiento de aguas residuales “PTAR´s” desde la parte gubernamental, por el simple hecho de los ajustes y recortes que el gobierno federal actual ha emprendido, los estados se han quedado solos y los municipios han ingresado a una zona de alta vulnerabilidad.
Para el caso de Aguascalientes, con el escenario del desmantelamiento del Inagua, y su fusión en la Secretaría de Medio Ambiente y Agua, como resultado de una fallida reingeniería que afectó localmente al sector agua y que se equipará a algunos de los puntos erráticos de la administración federal, pues ha llegado a nivel de poner la alerta por la ausencia de puentes y de una eficacia en la autoridad que coloca en vulnerabilidad a los municipios y a la propia sustentabilidad del agua, éste argumento ya lo he venido repitiendo. Pero volviendo a las falacias y falsedades, tenemos desde candidatos y figuras que amenazan con que la concesionaria de servicios de agua en Aguascalientes, se puede ir con un “chasquido de dedos”, es falso, y que las consecuencias serían favorables también es falso, sólo son frases electoreras que hablan de lugares comunes y tratan de atraer un voto procedente de quienes desconocen las realidades del agua y del sector público, de ahí la importancia de “hablar con verdades”.
Querido lector, ya se ha dado cuenta del alto costo que tienen las decisiones electoreras en el ámbito federal y el rezago al cual se le está dando la bienvenida, eso sucederá inevitablemente si los personajes que se asumen políticos continúan con sus baratijas de soluciones a la problemática del agua, por eso ya es tiempo de hablar sobre las verdades sobre el agua, porque debemos hacer todo lo posible para que en México y Aguascalientes, el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com

¡Participa con tu opinión!