Desde muy temprana hora, todos los arqueros participantes en la octava edición del tradicional Torneo de Calaveras de Tiro con Arco se dieron cita en el campo de tiro del Instituto del Deporte de Aguascalientes para comenzar con las rondas de eliminación directa, donde se buscaba a los mejores arqueros en cada una de las categorías. El evento fue todo un éxito en su organización y también en la respuesta de los arqueros, que se mostraron muy motivados con esta gran competencia, en la cual hubo, además, una no desdeñable variedad tanto de estados como de edades participantes.
Aguascalientes logró una buena participación en general consiguiendo cuatro preseas en diferentes categorías. La más importante fue en la modalidad del arco compuesto categoría amateur varonil con Emilio Hernández llevándose el oro. En el compuesto infantil mixto, se consiguió la única plata gracias a Fernanda Valdez Lomelí, mientras que, en el compuesto femenil categoría abierta, Ana Rodríguez se llevó el bronce y, en el compuesto amateur femenil, María de Lourdes Acosta cerró la cosecha con otro bronce.
Para las categorías más importantes, que son las de recurvo abiertas, al ser las modalidades olímpicas, en la femenil no hubo sorpresa, con Aída Román consiguiendo la medalla de oro, seguida de Sofía Gutiérrez de Baja California y Mariana Gómez de Nuevo León; en la rama varonil, el oro fue para Francisco Padilla de Baja California, con Pablo de la Torre de Morelos llevándose el segundo puesto. En otra rama importante, como la compuesta varonil, el favorito, el danés Sthepan Hansen, no tuvo problemas para conseguir el primer lugar, seguido de Rodrigo Olvera y Uriel Olvera, ambos de San Luis Potosí.
De esta forma, llegó a su final una edición más de este torneo, que tuvo un ambiente lleno de alegría con incluso varios arqueros disfrazados o pintados de la cara, haciendo alusión al Día de Muertos, cerrando un fin de semana movido en el ámbito deportivo para nuestro estado.

¡Participa con tu opinión!