Rubén Torres Cruz

Luego de que un juez federal ordenara la madrugada de ayer la liberación inmediata del ex secretario de Seguridad Pública del Estado, Porfirio Sánchez Mendoza, quien permaneció siete meses en el reclusorio Norte de la Ciudad de México acusado de tortura, falsedad de declaración y abuso de autoridad, Isidra Cuevas, quien fue en su momento parte del equipo jurídico del ex funcionario, consideró como justa la sentencia dictada al tratarse de delitos no comprobados, incluso algunos de ellos prescritos, por lo cual atendiendo los tiempos legales correspondientes, era sólo cuestión de tiempo para que obtuviera su libertad.

En entrevista para El Heraldo, la abogada integrante del despacho “Serna Ventura y Asociados”, precisó que luego de la detención de Sánchez Mendoza de manera sorpresiva por parte de elementos de la Fiscalía General de la República, el pasado mes de febrero y una vez que en su momento se le dictara auto de formal prisión iniciando su proceso en su contra en el Juzgado Segundo de Distrito de procesos penales, en la Ciudad de México, el día 9 del mencionado mes, el equipo jurídico presentó el recurso de apelación que permitió meses después que por falta de pruebas, consiguiera su libertad.

Dentro de la defensa, se aportó un peritaje para evidenciar que los señalamientos en contra del ex secretario carecían de datos suficientes para condenarlo.

Isidra Cuevas agregó que el señalamiento de tortura a la que fue expuesto no se pudo acreditar, mientras que las acusaciones de abuso de autoridad y falsedad de declaración habían prescrito. Finalmente, cabe mencionar que con la sentencia recientemente emitida, Sánchez Mendoza quedó absuelto de todo señalamiento en su contra.

“En este caso, pues el hecho de que se dé ese cambio del auto de formal prisión, pues evidenciaría que se va atendiendo a la presunción de inocencia, no se le puede tener como responsable de una conducta que ni siquiera tenía probabilidad”, expresó.