Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Los panistas Federico Döring y Luis Alberto Mendoza pidieron al Instituto Nacional Electoral (INE) la suspensión de la emisión del programa La Hora Nacional durante el periodo electoral debido a los programas transmitidos para promover a Morena y a su candidata presidencial Claudia Sheinbaum.

La queja acusa a concesionarios de radio por violar al principio de imparcialidad, al ceder sus espacios o venderlos para la difusión de diversos programas de La Hora Nacional, producido con recursos públicos.

«Derivado de estos actos de propaganda electoral se pidieron como medidas cautelares la suspensión de la transmisión del programa La Hora Nacional, porque se corre riesgo de que sus conductores transmitan contenidos fuera del marco legal, en las mil 700 estaciones de radio mexicanas en todo el País», manifestaron los denunciantes.

En una queja presentada ante la Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral advirtieron que los conductores del programa presentaron noticias sobre Sheinbaum, lo cual ha sido reproducido por las estaciones de radio de todo el País.

Al ser un programa producido por la Secretaría de Gobernación y sin que haya la obligación legal para transmitirla, los panistas señalaron que se han vulnerado los principios de neutralidad e imparcialidad por parte del Gobierno federal y podría haber responsabilidades de los concesionarios.

Cuestionaron la decisión de estos de transmitir el programa, ya que la Hora Nacional no es parte de los Tiempos de Estado ni es Tiempo Fiscal.

«La autoridad electoral ya determinó que el espacio de La Hora Nacional fue utilizado en favor de Claudia Sheinbaum. Estaremos pendientes de las medidas cautelares y sanciones que correspondan.

«Lo que hicieron con La Hora Nacional es burda propaganda para posicionar a su candidata a la Presidencia, pretendiendo hacer pasar las intervenciones de los conductores Javier Ramírez Gómez y Leonora Millán como notas informativas u opiniones, pero en la realidad constituye una cesión de tiempos en radio y televisión para la transmisión de propaganda electoral, al pretender deslindar a Sheinbaum de conductas negativas y posicionar su imagen positivamente», indicó Döring, coordinador de diputados locales en la Ciudad de México.

También candidato a diputado federal, agregó que los programas de La Hora Nacional fueron cedidos para hacer proselitismo, fuera de los tiempos ordenados por el INE.

Prueba de ello, aseguró, es que los comunicadores únicamente han defendido a Sheinbaum sin realizar alguna crítica negativa y no han mencionado a otros candidatos.

Los programas fueron transmitidos los días 3 y 10 de diciembre de 2023, y 14 de enero de 2024.

En ellos, los conductores desmintieron información sobre la participación de una presunta hijastra de Claudia Sheinbaum, Romina Imaz, como coordinadora de procesos internos en su campaña, y afirmaron que era falso.

También indicaron que la campaña de Claudia Sheinbaum no plagio la canción «Ya supérame», del Grupo Firme, y desmintieron que la candidata quiera eliminar el INAI, la Suprema Corte y el INE.

Luis Alberto Mendoza, diputado federal con licencia y quien presidía la Comisión de Radio y Televisión, aseguró que los programas pueden ser considerados como actos anticipados de campaña, por el momento en que se transmitieron.

«Los conductores actuaron dolosamente simulando presentar una nota informativa u opiniones periodísticas, pero en realidad su propósito fue indultar o condonar ante la opinión pública, la imagen de Claudia Sheinbaum ante conductas que le reprochan en redes sociales o en comunidades digitales», apuntó Mendoza, candidato de la alianza PAN, PRI y PRD a la Alcaldía de Benito Juárez.

Los legisladores advirtieron que la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) debería aclarar por qué sus agremiados realizaron la transmisión donde se habló de la abanderada de Morena.

Y denuncian parcialidad de Canal Once

La candidata al Senado por la Ciudad de México, Cynthia López Castro, advirtió una actitud parcial del Canal Once, en la organización de un debate.

Explicó que el canal invitó a un debate al candidato y a las candidatas al Senado por la Ciudad de México.

Por Morena, Omar García Harfuch se reportó enfermo de influenza y Ernestina Godoy, como segunda fórmula, tampoco se presentó.

Solo acudieron Alejandra Barrales, por MC, y López Castro, por la coalición Fuerza y Corazón por México.

Sin embargo, dijo la también diputada federal del PRI, el Canal Once quiso evitar que quedara la silla vacía de Morena durante el debate.

El canal invitó a Camila Martínez, una activista de Morena, para debatir con las candidatas al Senado.

«Esto evidencia que el Canal Once se ha convertido en un brazo operador del Gobierno, por lo que pierde objetividad en sus programas y dejó de ser el canal de mayor difusión de temas educativos del País», reprochó.

«Hay una clara vinculación del director del Canal Once con Morena. Mientras no gocemos de imparcialidad en un canal que es financiado por todos los mexicanos, seguiremos viendo que sólo son la tapadera de Morena y encubridores del Gobierno».