Edgar Hernández
Agencia Reforma

TAPACHULA, Chiapas.- Médicos y enfermeras de la clínica Guadalupe Tepeyac del municipio de Las Margaritas, Chiapas, que fueron agredidos en la semana por pobladores protestaron para exigir garantías de seguridad al realizar sus labores.
Los trabajadores del nosocomio perteneciente al IMSS demandaron la presencia de la Guardia Nacional durante una manifestación en Comitán de Domínguez, sitio donde fueron resguardados luego de ser evacuados de la comunidad.
En la protesta también participaron trabajadores de otros hospitales de la zona sierra y frontera de Chiapas para exigir insumos y equipo hospitalario.
El pasado miércoles, Miguel Palacios, director de la Clínica del IMSS, fue retenido y atacado por pobladores, quienes amenazaron con lincharlo tras la muerte de un supuesto miembro del EZLN.
Las autoridades lograron liberar al galeno y al resto del personal para ponerlos a salvo en un albergue.
Sin embargo, las labores de la clínica fueron suspendidas temporalmente, según informaron fuentes oficiales.
Ayer, pobladores de esa demarcación divulgaron un documento escrito a mano en el que piden la reapertura del centro de salud ya que las familias indígenas necesitan atención.
El escrito dirigido al alcalde, Jorge Luis Escandón, aseguró que gran parte del poblado no participó en los hechos violentos.
Además del ataque en Las Margaritas, habitantes de Las Rosas agredieron a fumigadores y vandalizaron un hospital y una ambulancia, luego de que se corriera el rumor de que los sanitizadores esparcían el virus.