Violeta Meléndez
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-Contaminación atmosférica así como sonora, devastación de flora, fauna y caminos, además de accidentes viales, son algunos de los impactos negativos de la caravana de vehículos todo terreno, denominada «Vallartazo», que comienza en Guadalajara y termina en Puerto Vallarta.
En una misiva firmada por ejidatarios y propietarios de predios en distintos municipios de la Sierra Occidental, como San Sebastián del Oeste y Mascota, entre otros, piden a las autoridades estatales y a la Secretaría de Turismo regular la actividad y mitigar los impactos.
«Durante los meses de septiembre y octubre atraviesan estas brechas alrededor de cinco mil vehículos tipo racer o motocicletas de motocross, cuatrimotos y jeeps, vehículos modificados para este tipo de terrenos, el problema está en que cada vez son más y ahora en un solo día llegan a pasar alrededor de 500 vehículos», relata Mónica Rivas, bióloga habitante de San Sebastián del Oeste.
«Las personas vienen alcoholizadas, todas traen su música, estás contaminando de muchas maneras el ecosistema. Estas brechas pasan por uno de los ecosistemas más amenazados a nivel nacional, que es el bosque mesófilo de montaña».