Integrantes de la Unión y la Red Nacional de Búsqueda de Personas, junto con la Red Internacional de Asociaciones de Personas Desaparecidas en México, realizaron una toma simbólica del Palacio de Gobierno para protestar por la falta de acción de las autoridades frente a las desapariciones en Aguascalientes, especialmente en el caso del antro Maverick, ocurrido hace 17 años.
Javier Espinosa Granados, familiar de una de las personas desaparecidas en el caso Maverick, criticó la inacción de las autoridades y compartió el sentimiento de impotencia y desesperación que sienten las familias, quienes no han obtenido respuestas ni justicia tras años de espera. También expresó su descontento por la falta de diálogo y atención por parte del gobierno, así como por la ausencia de medidas efectivas por parte de la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas para resolver el problema de las desapariciones en el estado.
Durante el evento, Espinosa Granados reflexionó sobre el profundo impacto que tiene la desaparición de un ser querido en la vida de las familias, destacando las devastadoras consecuencias que han enfrentado durante estos años de búsqueda incansable. “Se ha arrebatado mi vida”, afirmó con tristeza, subrayando el sacrificio personal que conlleva continuar esta lucha.
La crítica a las instituciones encargadas de la búsqueda y la impartición de justicia fue contundente, señalando la falta de recursos humanos y económicos, así como la necesidad de mayor profesionalización y compromiso por parte de los responsables de resolver estos casos.
En el acto, se mencionó que, según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas, solo en el último mes se reportaron 29 desapariciones en Aguascalientes, sumando un total histórico de aproximadamente 365. Al evento asistieron personas del Estado de México, Ciudad de México y Jalisco, contando con el apoyo de diversas organizaciones dedicadas a la búsqueda de personas desaparecidas.