Ante la necesidad de que cada granja de porcinos se localice con una distancia de cinco kilómetros uno de otro, para prevenir enfermedades y proteger a los animales, el presidente de la Asociación de Porcicultores de Aguascalientes, Armando García, llamó a los diputados locales a regularizar y poner orden a los “traspatios” que imperan en el estado, lo cual debe ser incluido en la Ley Ganadera que se trabaja para su actualización.
Indicó que en los hechos, las granjas de porcinos se encuentran divididas apenas por una barda o contra bardas, es decir, no existe un control sanitario o de vacunación en la producción de cerdos, porque mucha gente en lo particular los tiene en corrales en los patios de sus casas.
El dirigente de la agrupación de porcicultores señaló que los empresarios dedicados a la explotación de esta actividad aplican las vacunas correspondientes a sus animales para prevenir enfermedades.
Por esa razón se ha solicitado a las secretarías de Agricultura Federal y Estatal que pongan especial atención en esos corrales informales, ya que los animales se alimentan con lo que sobra a las familias, es decir no se les otorgan alimentos adecuados para un sano desarrollo y para impedir contaminación de moscas y otros insectos.
“Es importante que los tenedores de puercos sean capacitados para que sepan cómo cuidarlos, que no los dejen sueltos y no les permitan que coman lo que deseen como carroña, sino alimento adecuado para mantener una higiene y una calidad de estas especies en el estado”.
Finalmente, dijo que en estas tareas deben participar también las diversas presidencias municipales en el estado de Aguascalientes, donde muchas de ellas no manifiestan interés para apoyar en estos temas y por esa razón se tiene la petición de que en la Ley Ganadera se incluya una normatividad que regularice esas actividades informales dentro de la porcicultura.