Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Como forma de presión para que se les otorguen permisos de libre tránsito en el país que les permitan llegar sin contratiempos a la frontera con Estados Unidos, migrantes centroamericanos y sudamericanos varados en Huixtla, Chiapas, se cosieron con hilo y aguja los labios.
En el campamento ubicado en ese municipio, denunciaron desatención, obstáculos y lentitud de las autoridades migratorias en México.
Siete hombres y tres mujeres protagonizaron la protesta frente a una serie de cruces blancas que cargaron desde Tapachula, para visibilizar sus demandas.
«Contención es mi muerte», «Libertad es vida», son algunas de las frases inscritas en las cruces.
«Me estoy perforando los labios porque quiero que ya me escuchen», señaló una mujer de origen hondureño, quien dijo haber salido de su país con su sobrina, un hijo y amistades por razones como seguridad y desempleo.
En tanto, un hondureño que se identificó como Rafael refirió que salió de aquella nación con toda su familia para huir de la crisis económica.
«Todos los que estamos acá no estamos pidiendo quedarnos, sólo estamos pidiendo que nos saquen de acá y en verdad, yo ando con mi familia, con dos niños, mi hermana, mi cuñado y yo… Voy a perforar mis labios simplemente porque ya no aguantamos más. Si quieren que callemos, vamos a callar», expuso.
La caravana se encuentra estacionada de manera indefinida en el municipio de Huixtla, al afirmar que no hay condiciones para avanzar, pues han sido víctimas de múltiples grupos y delitos.
Consideran que, al transitar de manera irregular por México, no tienen derechos ni seguridad.
Irineo Mujica, director de Pueblos Sin Fronteras, informó que el corte hasta ayer jueves fue de más 8 mil migrantes, de los cuales al menos 4 mil son mujeres y niños.
«Estamos en espera de la solución del INM (Instituto Nacional de Migración) y el día de hoy (ayer) haremos unas acciones pacíficas de costura de labios de los integrantes de la caravana, aproximadamente a 50 kilómetros de Tapachula», señaló.
El activista responsabilizó a las autoridades migratorias –encabezadas por Francisco Garduño, titular del INM– de esa forma drástica de protesta (suturarse los labios), por no atender las demandas de la caravana.
«Todos los días vamos a hacer acciones. Estamos esperando, porque están llegando más personas de toda la República y de la toda la zona de Chiapas, donde los tenían encarcelados», dijo.
«Mañana (hoy) permaneceremos hasta que INM resuelva», agregó.