Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Especialistas indicaron que para que el Gobierno cumpla con sus metas en educación básica, es necesario que el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación refleje un incremento de al menos 5 mil 500 millones de pesos.

En conferencia de prensa, integrantes de la organización Mexicanos Primero indicaron que de acuerdo con el documento, se prevé que para el siguiente año haya una reducción de 11 por ciento con respecto a lo destinado en 2019.

Jennifer O’ Donoghue, directora de la organización indicó que existe incongruencia entre los dichos y los hechos del actual Gobierno, pues mientras se dice que se impulsará la educación de calidad y la profesionalización de los maestros, los recursos para estos rubros fueron reducidos.

“Tenemos un discurso que habla de la importancia de la primera infancia, pero los recursos no reflejan esa voluntad”, expuso.

Hizo un llamado a legisladores y a la Secretaria de Hacienda para que recuperen al menos los 57 mil millones pesos que se destinaron en 2019 para educación básica.

Indicó que en 2016 la inversión en formación continua, en promedio por docente, era de mil 644 pesos al año. En 2019 fue de 439 pesos y para el siguiente año se prevé que sea de 159 por maestro.

“Es el recurso más bajo en dos décadas. Esto desde luego es algo que nos debe preocupar a todos”, subrayó.

Refirió que otra partida que se pretende disminuir es la correspondiente a la implementación curricular, misma que de aprobarse en los términos planteados en el proyecto, tendría una baja de 48 por ciento, que representa 5 mil millones de pesos con respecto a 2019.

Esta a su vez se compone de estancias de tiempo completo con una reducción de 52 por ciento, lo que dijo, repercutirá en 10 mil escuelas de zonas marginadas.

Además se pretende disminuir los recursos del Programa Nacional de Inglés con un 47.6 por ciento y una inversión nula en Desarrollo de Habilidades Socioemocionales y Construcción de Proyectos de Vida.

La representante afirmó que aún hay tiempo de modificar estas cifras y es imprescindible como primer paso hacer un diagnóstico para que se decida hacia dónde asignar los recursos, y que se publiquen lineamientos, y reglas de operación.

Pues dijo, en el sexenio pasado se manejaron cantidades elevadas de dinero sin reglas de operación, ni mecanismos transparentes.

Apuntó que por recursos extraordinarios o del rubro U080, entre 2012 y 2018 se destinaron 211 mil millones de pesos, sin que se haya rendido cuentas claras sobre éstos.

Sólo se supo, acotó O’ Donoghue, que parte de éstos, fueron destinados a pagos para el magisterio.

“No tiene reglas ni transparencia y es de manera discrecional. Necesitamos saber a dónde van los recursos, cómo están gastando”, solicitó.

Fernando Ruiz, investigador de Mexicanos Primero indicó que esto afectaría a la educación de calidad de 25 millones de alumnos de educación básica.

“No hay una política real de sostenimiento de política de inversiones”, consideró.

En conjunto, indicó, los programas del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) y la SEP -dirigidos a alumnos en situación de marginación-, tuvieron un recorte de 4.6 por ciento.

De no haber modificaciones, advirtió, los programas destinados a proyectos escolares de educación indígena, educación especial, migrantes y escuelas multigrado se reducirán en más de ocho veces en la última década. Al pasar de los mil 819.6 millones de pesos en 2010 a 210 millones en 2020.

“Es una tristeza que ésta Administración que habla del apoyo a los pobres, justamente le esté quitando recursos a los de zonas marginadas”, refirió el especialista.

Añadió que además no se aclara qué va a pasar con los remanentes del Programa Escuelas al 100, del Fondo de Aportaciones Múltiples del ramo 33, pues éste programa será eliminado, y recordó que el último reporte de la Auditoría Superior de la Federación de este año indica que llevaba un avance del 66 por ciento.

“¿Y el otro 40 por ciento?”, preguntó.

Tampoco, dijo, hay claridad sobre los recursos del fondo de reconstrucción de escuelas.

En cuanto al rubro novedoso que es la de la Escuela es Nuestra (destinada a infraestructura), informó, tiene una inversión para 2020 de 7 mil 280 millones para el primer año. Señaló que es una cifra similar a la destinada en 2014 para la reforma educativa.

“¿Cuál es la estrategia para que los recursos padres, los comités escolares realmente hagan la inversión de recursos y garanticen la seguridad?”, cuestionó.

Llamó a considerar que las escuelas dañadas por los sismos, fueron edificadas por recursos propios y con la decisión de padres de familia.

“Estamos muy preocupados proque ese dinero se invierta realmente bien”, dijo.
Incongruencia en normales
Los expertos indicaron que en el presupuesto que se pretende otorgar a las normales también hay inconsistencias con los dichos del Gobierno, puesto que mientras se habla de fortalecerlas, para 2020 se prevé reducir sus recursos.

Jennifer O’ Donoghue calificó como grave que para 2020 se contemple el presupuesto más bajo en dos décadas con impacto en los 265 planteles qué hay en el País.

“(Destinan) menos de un millón de pesos por normal y están diciendo que van a abrir más escuelas normales. Es muy difícil entender cómo lo van a hacer con este presupuesto”, señaló.

El presupuesto para estas instituciones de nivel superior en 2019 fue de 447 millones de pesos y para 2020 se pretende dejarles 262 millones para operar ese año.