Víctor Fuentes 
Agencia Reforma

CDMX.- El Gobierno federal se encamina a prohibir el uso del glifosato, sustancia activa de los herbicidas para el control de malezas que afectan cultivos como maíz y sorgo.

Tres dependencias federales advirtieron que no darán su refrendo a un proyecto de Decreto Presidencial publicado el 23 de octubre por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), que propone mantener el uso del glifosato, mientras se realizan estudios técnicos para determinar la seguridad de la sustancia.

Las secretarías de Salud (Ssa) y Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), así como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), afirmaron que el Presidente el Presidente Andrés Manuel López Obrador autorizó desde el pasado 20 de octubre una nueva redacción del decreto, según la cual el glifosato quedará prohibido.

“El presente decreto tiene por objeto establecer las acciones que deberán realizar las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, en el ámbito de sus competencias, para reducir gradualmente el uso, adquisición, promoción, distribución e importación de la sustancia química denominada glifosato, como ingrediente activo de plaguicidas utilizados en nuestro país, hasta prescindir de ellos en un plazo máximo de cuatro años (2020-2024)”, dice la versión corregida que exigen las dependencias mencionadas.

Dicha versión también prohíbe destinar recursos públicos para la compra o distribución de glifosato.

“Cabe destacar que dichas incorporaciones fueron consultadas y autorizadas el martes 20 por nuestro Presidente, Lic. Andrés Manuel López Obrador. Por ende, el refrendo de Semarnat requerirá la inclusión de estas modificaciones”, mencionó la secretaria María Luisa Albores en una carta al titular de Sader, Víctor Villalobos.

Jorge Alcocer, titular de la Ssa, y María Elena Álvarez-Buylla, directora general del Conacyt, también pidieron en una carta conjunta a Villalobos cambios similares, aunque más amplios, a la redacción del decreto, que igualmente atribuyeron a las instrucciones del Presidente.

Ambos funcionarios afirmaron que “hay evidencia científica suficiente y contundente sobre la toxicidad ambiental y de salud de esa sustancia”.

Lo anterior, pese a que ninguna agencia reguladora de Estados Unidos, Canadá o la Unión Europea ha prohibido el glifosato, que es sometido a estudios periódicos de seguridad.

La Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) advirtió el 6 de noviembre a Sader que el decreto requiere refrendo de todas las dependencias involucradas, y en un hecho inusual, el titular de la propia Conamer, Alberto Montoya, también sugirió, el 30 de octubre, que el documento debe ir en el sentido de la eliminación del glifosato.

Una versión inicial de este decreto, publicada por Sader en agosto, provocó una disputa pública con el entonces titular de la Semarnat, Víctor Toledo, quien negó apoyar la propuesta, pidió disculpas públicas a Villalobos, y poco después renunció al cargo.

Desde que Conamer público el nuevo proyecto el 23 de octubre, decenas de productores agrícolas han enviado comentarios apoyando la permanencia del glifosato, mientras que grupos ambientalistas y otras personas piden eliminarlo.

“Una vez obtenidas las conclusiones correspondientes de los estudios referidos, las instituciones señaladas en este decreto promoverán las reformas a los ordenamientos jurídicos aplicables que establezcan el uso adecuado o prohibición del glifosato como sustancia activa de plaguicidas en México”, dice la propuesta de Sader.