Iris Velazquez 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) exigieron a su casa de estudios, así como al Presidente Andrés Manuel López Obrador, romper relaciones con Israel por acciones contra Palestina, las cuales consideraron genocidas.

En asamblea interuniversitaria, el alumnado culpó al Estado israelí de fomentar la represión estudiantil en aquel País, expresiones que también han hecho en los últimos días su similares de instituciones de educación superior en Estados Unidos.

En la denominada «Asamblea Interuniversitaria y popular en solidaridad con los campamentos estudiantiles Estados Unidos», realizada en las instalaciones de la Facultad de Filosofía y Letras, en Ciudad Universitaria, se acordó también replicar las protestas.

Asimismo, votaron por instalar casas de campaña frente a la Torre de Rectoría partir de las 12:00 horas del próximo 2 de mayo.

Ésta es la primera asamblea interuniversitaria del 2024 en la UNAM, es decir, donde se juntan educandos de diversas facultades con temas considerados relevantes para tomar decisiones en masa.

«No es cualquier cosa, compas, de verdad hay una etapa histórica internacional que no nos habíamos puesto a discutir en siete meses como interuniversitarios», expuso una alumna.

Estudiantes de los diferentes planteles de la UNAM invitaron a que al campamento no solo acudan adscritos a esta institución, sino de otras universidades como el IPN, la UAM, la UACM, entre otras, el que aseguraron, estará de forma indefinida para obligar al cumplimiento de sus demandas.

«¡A romper, a romper, relación con Israel!», fueron los gritos repetidos por asistentes, tras votar se forma unánime la exigencia para que la UNAM a cargo del Rector Leonardo Lomelí Vanegas rompa toda relación y convenio con aquella nación.

Se insistió que el Gobierno de México rompa todo tipo de relaciones, poniendo énfasis en las económicas para que muestre un enérgico rechazo al genocidio que sostienen, ha cobrado la vida de miles de personas.

Las actividades fueron respaldadas por estudiantes y trabajadores, pues dijeron, la postura en la Máxima Casa de Estudios visibilizará el rotundo rechazo a este conflicto bélico y a la represión estudiantil en diferentes partes del mundo.